El Ayuntamiento estudia ampliar el aparcamiento disuasorio de Safont

i. g. villota | TOLEDO
-

El alcalde quiere construir más plazas al considerar que serán necesarias cuando esté listo el remonte. No concreta dónde se ejecutará la posible ampliación pero dice que se hará «sin perturbar» el entorno de la ribera del Tajo

El Ayuntamiento estudia ampliar el aparcamiento disuasorio de Safont - Foto: Víctor Ballesteros

igarciavillota@diariolatribuna.com

No fue un anuncio en toda regla sino un medio-anuncio a los que nos tiene acostumbrados el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, quien dijo ayer que el Ayuntamiento de la ciudad está estudiando ampliar el aparcamiento disuasorio de Safont. Su objetivo es construir más plazas de estacionamiento al considerar que «serán necesarias» cuando esté listo el remonte que enlazará con las actuales escaleras mecánicas del Palacio de Congresos del Miradero para acceder al Casco histórico.
El edil recordó que la infraestructura «ya se llena a diario» de coches por lo que será fundamental ofrecer más plazas a los usuarios dado el previsible «éxito» del remonte. No concretó dónde se ejecutará la posible ampliación pero aseguró que se hará «sin perturbar» en ningún caso el entorno de las riberas del río Tajo.
García-Page ensalzó que el entorno de Safont será, «gracias al remonte», una «prolongación del Casco» que permitirá a los toledanos y visitantes que aparcan en la zona llegar al centro «en un minuto».
El alcalde destacó que todo serán facilidades para los turistas y también los ciudadanos de Toledo, ya que el parking les ofrece la posibilidad de estacionar «gratis» en un lugar «cómodo» y muy «cercano» a la zona antigua.
El edil destacó también el éxito de público cosechado por el aparcamiento de Azarquiel inaugurado el 30 de marzo de 2012 con más de 500 plazas en el barrio de Santa Bárbara. «Muchos dijeron que no iba a servir para nada y en poco más de un año se ha demostrado que sí. Además, será fundamental también cuando esté acabado el remonte», defendió.

Gratuidad. El carácter de gratuito fue señalado una sola vez por el alcalde de la ciudad para referirse a ambos aparcamientos disuasorios. Y es que, hay que recordar que el Consistorio capitalino se planteó el año pasado cobrar una «tasa» a los usuarios no residentes en Toledo.
Fue el concejal de Movilidad, Rafael Perezagua, quien, días antes de inaugurar el estacionamiento de Azarquiel, aseguraba  que se trataría de una cuota «asequible y competitiva», implantada con el objetivo de «cubrir los gastos que aporta el servicio», aunque reconoció que cambiaría  el concepto que existe actualmente sobre aparcamiento disuasorio, al dejar de serlo. En cualquier caso, finalmente la medida no fue implantada.