La Junta firma con CYL y Madrid un convenio antincendios

Javier D Bazaga
-

Los presidentes de las tres comunidades autónomas han puesto en valor la capacidad de ponerse de acuerdo por el bien de los ciudadanos a pesar de las diferencias ideológicas

La Junta firma con CYL y Madrid un convenio antincendios - Foto: JUAN LAZARO

El presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, calificó el convenio firmado ayer ‘a tres bandas’ entre las comunidades de Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid de «un convenio útil» porque supone otra forma de entender los servicios públicos: «sin fronteras».
De hecho, es la forma en que se concibieron los acuerdos firmados ayer en la localidad madrileña de San Martín de Valdeiglesias, eje de unión entre las tres autonomías, para agilizar la respuesta en la prevención y extinción de los incendios forestales que se puedan dar este verano en las zonas limítrofes, de manera que las fronteras administrativas no impidan la actuación de cualquiera de los recursos de intervención que estén disponibles en cada una de las regiones para evitar que un conato pase a ser un incendio devastador lo antes posible, sin importar el signo político que gobierne en cada una de ellas.
Ésta fue la idea que se quiso resaltar por parte de los tres mandatarios -la de superar las fronteras -administrativas y políticas-, para trabajar por el bien común de los territorios y de sus ciudadanos, porque de esas fronteras son de las que no entiende el fuego.
Así, en virtud de estos acuerdos, se ha establecido una zona de actuación conjunta ante incendios en los 5 kilómetros de cada una de las regiones, y se crea un Mando Único de Extinción (MUE) que se basa en los principios de eficacia y seguridad. En esos 5 kilómetros, Castilla-La Mancha y Madrid comparten cerca de 400.000 hectáreas de masa forestal que «no entienden de fronteras administrativas», y en las que podrán intervenir los servicios de prevención y extinción de cada autonomía «sin necesidad de hacer ninguna previa autorización», según indicó el viceconsejero de emergencias de la Comunidad de Madrid, Juan Carlos Novillo. De esta forma se gana eficiencia y se agilizan los tiempos de respuesta ante las emergencias.
«Este tipo de noticias son las que necesitamos en estos momentos en nuestro país» destacó el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que también dijo compartir con el presidente regional la idea de la «España de las autonomías», en la que este tipo de cooperación enter los territorios es la que permite construir una «España más fuerte».
Precisamente, y con ese deseo expresado de diálogo y de consenso entre administraciones, el presidente de Castilla-La Mancha aseguró que el sistema de las autonomías «ha salido reforzado» a pesar de la crisis sanitaria generada por la Covid-19, por lo que cada vez menos gente cree que esta crisis ue esta crisis «se hubiera gestionado mejor desde el Paseo de la Castellana», lugar donde se sitúa el Ministerio de Sanidad, que ha sido el «mando único»durante esta pandemia, aunque no ha dejado pasar su agradecimiento al titular de la carteras, Salvador Illa, cuyo talante y serenidad ha supuesto «casi media terapia de la crisis».
otros Efectos del virus. García-Page no dudó en desatacar que, durante las 14 reuniones mantenidas los domingos por videoconferencia con el presidente del Gobierno y el resto de presidentes de las comunidades autónomas, no oyó hablar «ni de naciones ni de nación de naciones», algo positivo proque «una de las lecciones que personalmente he sacado de esta crisis es que tenemos que entrar en nueva época de las autonomías en las que será infinitamente más sencillo ponerse de acuerdo entre nosotros».
Una época en la que invitó al Estado a «que empiece a ensayar» entre los grandes partidos. «Aquí es esencial el PP y el PSOE» aseguró, con «pactos transversales» para poder armonizar las diferencias «absurdas y estériles» entre las autonomías para unificar esas voluntades regionales y de los ciudadanos.
En este punto aclaró que los españoles hemos dejado claro que «una cosa es discrepar, y otra cosa es discrepar simpre por todo y sistemáticamente», abogando por una «lealtad crítica».
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, destacó el ejemplo que supone este convenio de colaboración en la prevención de los incendios forestales de cómo las comunidades autónomas se pueden «unir para lo importante»,al margen del signo político que presida sus administraciones, y agregó que esas fronteras administrativas «no pueden ser nunca más un freno» en la labor de extinción de incendios forestales de los agentes que velan por el cuidado del patrimonio natural que, en este punto en concreto, San Martín de Valdeiglesias, que prácticamente une a las tres regiones, se ha demostrado que se puede «hacer más país desde las autonomías», remarcó Ayuso.