El Tajo recuerda que el soterrado solo puede ser temporal

J. Monroy
-

La Junta informa a los vecinos del fin del cubriemiento de amianto de los dos primeros focos de la parcela privada y el desamiantado de su espacio en Laguna de Arcas

El Tajo recuerda que el soterrado solo puede ser temporal - Foto: ï»David Pérez

La Asociación de Vecinos el Tajo ha recordado a los responsables de la Junta de Comunidades que el soterramiento de amianto solo puede ser una solución temporal, para acabar con los problemas de este material cancerígeno de forma inmediata, y exige un plan para su retirada. En el Polígono «se ha creado un cementerio de amianto, que la normativa europea afirma contundentemente que no puede estar ahí, debe ser algo temporal», apunta.
La reunión de responsables de la Junta y Tragsa con los vecinos sirvió también para evaluar las recientes actuaciones en los núcleos 6 y 7 (los dos primeros sellados de la parcela a la que han entrado con permiso judicial) y Laguna de Arcas. Allí mostraron a los responsables vecinales los trabajos realizados, así como los drenajes establecidos y las técnicas de prevención.
Sobre los trabajos en las áreas 6 y 7 de la familia Torrejón, al otro lado del arroyo, a menos de un kilómetros del Polígono, la Asociación de Vecinos ha insistido en que esto «es más de lo mismo». Sus responsables recordaron a la Junta que siempre han demandado la retirada total del amianto, «y lo que se ha hecho es meter el amianto debajo de la alfombra». La idea es que desaparezca todo el amianto, como sí ha ocurrido en Laguna de Arcas. Durante el encuentro mostraron su decepción ante la falta de fecha para la retirada definitiva.
Esto viene a confirmar, apuntan desde la Asociación de Vecinos, la necesidad de la Ley Integral sobre el Amianto que unas treinta entidades (incluidas El Tajo y la Plataforma) han solicitado al Gobierno de Pedro Sánchez. Recuerda que las actuaciones actuales de la Junta son el fruto de la lucha vecinal de más de catorce años, desde que la Asociación denunció a la Fiscalía, y de innumerables cartas que sigue escribiendo al Defensor del Pueblo. Espera ahora que esa Ley Integral  pueda reforzar su lucha.
Igual ocurre con las próximas actuaciones. Para la Asociación de Vecinos esto «es algo muy provisional, para salir del paso, pero eso no es una solución definitiva, es dejar ahí el problema y no sabemos hasta cuándo, porque no sabemos si puede haber un movimiento de tierra o, dado que se trata de una propiedad privada, qué va a pasar con estas tierras». De ahí que pida a la Junta, en primer lugar, es que se retire todo el amianto, como en Laguna de Arcas, y mientras tanto, que vaya haciendo un seguimiento.
La Plataforma, que espera que estas actuaciones se realicen lo antes posible, dado que son las peticiones más demandadas, también recuerda que en principio se planteó este soterramiento como algo transitorio, para evitar riesgos a los vecinos. El sellado era la medida más rápida y económica, pero tampoco ha descartado nunca la retirada, algo que entiende que la Junta tampoco ha hecho.
Protección y vigilancia. En las áreas 6 y 7 había vertidos que en su día, cuando los camiones los echaron sobre tierra, después los taparon con arena. Pero al final ha terminado aflorando el amianto, muchos recortes de tubo en este caso.
La Plataforma mostró su satisfacción ante el hecho de que los trabajos no hayan parado durante la pandemia y el confinamiento y que a pesar de la crisis, según se comprometió la Junta, se van a seguir realizando. También se interesó por el cierre perimetral que se establezca para que no se pueda acceder las zonas afectadas. Preguntó tanto por la vigilancia, como por el mantenimiento de las mismas, «algo que nos preocupa, porque no dejan de estar en una zona abierta y entendemos que tanto la señalización, como el seguimiento que realice la Junta tienen que tener la misma eficacia dentro de unos años. En principio, la Junta tiene la intención de que sean los propietarios de las parcela los que certifiquen que todo está bien, pero los vecinos pedirán que, de manera complementaria, haya un seguimiento de la propia Junta para garantizar que valla y terreno se mantienen de manera correcta. Sobre la mesa se puso la circunstancia de que habrá propietarios que no estén muy satisfechos, una vez les han expropiado, y además no son técnicos.
De igual forma, preguntaron los vecinos por la parcela que existe entre los núcleos 6 y 7. Se trata de una parcela terriza en la que en su día hubo lodos mezclados, porque allí se labró.