La Policía envía al juez informe del incendio de Montesión

J. Monroy
-

Ecologistas en Acción se personará como acusación particular y a falta de los datos del expediente, señala como posible causa del fuego una chispa generada por el motor de una bomba de agua en espacio forestal

La Policía Nacional ha finalizado la investigación sobre las causas del incendio forestal que entre el 28 y el 30 de junio calcinó 1.227 hectáreas en Toledo, sobre todo en el entorno de Montesión. Ya ha remitido sus conclusiones al Juzgado de Instrucción número 2 de Toledo, que es el que ya ha abierto las diligencias. Mientras tanto, indican fuentes de Delegación del Gobierno, la Guardia Civil continúa, a través del Seprona, investigando también las causas del incendio que, surgido en Burguillos, afectó a la Sierra de Nambroca. En este caso, confirman fuentes oficiales, parece que todo apunta que las llamas se iniciaron en una maquinaria agrícola.
Una maquinaria, en este caso una bomba de riego, que parece definirse también como la causante del siniestro de Toledo. Así lo sospechaba ya la Junta al día después del inicio de las llamas, como adelantaba el entonces delegado en Toledo, Javier Nicolás, y así lo apuntan desde Ecologistas en Acción.
El colectivo ecologista, explica su portavoz, Miguel Ángel Hernández, se va a personar como acusación particular en este caso. A la espera de datos oficiales del expediente judicial, han podido hacer una reconstrucción de lo que pasó el 28 de junio a tenor de diversos testimonios, y todo apunta al motor de riego en una finca cercana al cerro de los Palos.
El fuego desvastó 1.227 hectáreas de monte mediterráneo.El fuego desvastó 1.227 hectáreas de monte mediterráneo. - Foto: Víctor BallesterosSería un motor, explica Hernández, que parece de inferior capacidad a lo que al parecer se necesitaba para la extracción del agua de regadío que se estaba haciendo. Además, «parece ser que podía estar colocada en un sitio inadecuado, en concreto, sobre terreno ya forestal». El motor se quemó y no tenía que estar vigilado, porque de ser así, lo habrían apagado, y con la ola de calor y sequedad que había ese día en el centro de la Península, las llamas se extendieron rápidamente en el pasto forestal, y de ahí al entorno de la ciudad.
Sanción ejemplar. Tras los incendios ocurridos este verano en España, Ecologistas en Acción espera sanciones ejemplares por parte de la Justicia en este y otros casos contra sus causantes.
Explica Hernández que por vía penal se pueden sancionar tanto las conductas dolosas, como las negligentes, que han provocado incendios de este tipo. A partir de ahí, el Código Penal marca una serie de agravantes, como son el haber puesto en riesgo las vidas humanas, o que se hayan afectado espacios protegidos.
En el caso de Toledo, parece claro que, con las llamas tan cerca de las viviendas de Montesión, se podría aludir al primero de estos agravantes. Hernández espera que, a partir de ahí, la sanción sea la más alta que permita el Código Pena, y que de alguna manera sea ejemplarizante, para prevenir que en un futuro se repitan situaciones similares, «que todos pongamos más cuidado».
No en vano, el colectivo ecologista ya apuntó que si no hay mecha humana, «nos quitaríamos el noventa y cinco de los incendios, porque solo el cinco por ciento es de origen natural». Hernández avisó de que «la idea de que los montes están sucios es una idea equivocada». Es decir, «los montes tienen la vegetación que tienen que tener, en función de las condiciones naturales». Si se limpia un monte, es decir, se quita la maleza, se convierte en dehesa, y «no te quitas los grandes incendios. Porque en Gran Canaria son sobre todo pinares y debajo de los pinos no crece sotobosque, pero ha habido un incendio tremendo». Además, lo que supondría es una pérdida de biodiversidad, contra la que Ecologistas en Acción también quiere combatir.