scorecardresearch

Oropesa luce su historia más medieval

latribunadetoledo.es
-

Oropesa luce su historia más medieval

Las Jornadas Medievales de Oropesa son especiales y todos los castellano-manchegos lo saben. Todos los años, durante los tres días que dura esta celebración, más de 30.000 personas visitan la villa para disfrutar de su amplio catálogo de actividades culturales entre las que destacan las representaciones teatrales y el Mercado Medieval. Sin embargo, esta XVI edición es especial. A primeros de año las jornadas fueron declaradas de Interés Turístico Regional por parte de la Junta de Comunidades y esta noticia la han recibido en la localidad con los brazos abiertos.  

Este reconocimiento por el que han trabajado los vecinos de la ciudad durante los últimos quince años lleva implícita una apuesta más firme por el Castillo. Y es que durante estas jornadas los eventos más importantes se han desarrollado en el estandarte de la villa, un edificio histórico que es un auténtico reclamo turístico en las provincias de Toledo, Madrid, Ávila y Cáceres principalmente, y en todo el territorio nacional.

Entre las novedades de estas jornadas se encuentra la apertura de un espacio nuevo en el entorno del castillo, concretamente del jardín árabe situado en el antiguo cementerio. Allí se desarrollan propuestas de cetrería y una edición dedicada a la figura de Francisco de Toledo, virrey de Perú y natural del municipio.

Además de contar las jornadas con múltiples talleres formativos, así como torneos de caballos y de arqueros, la representación del ‘Rescate de la princesa’ volvió a ser un auténtico éxito en su representación de ayer. La asistencia a esta interpretación es una cita obligada para todos los turistas que visitan año tras año este evento cultural e histórico en el que toda la localidad se involucra.

Las seis zonas habilitadas para la celebración de actividades durante estos tres días ofrecieron multitud de eventos culturales para todos los públicos en los que los visitantes también pusieron su granito de arena participando en todas ellos. Espectáculos de faquirismo, acrobacias y contorsionismo, exhibiciones de cetrería, pasacalles con antorchas, paseo de ocas, domadores de serpientes, música y danzas árabes o combates medievales son algunas de las muchísimas actividades de las que disfrutan durante estos tres días de festejos en Oropesa.

La climatología, que ha acompañado durante los dos primeros días de las jornadas, ha propiciado que sean miles los visitantes que ya se han acercado al castillo de esta población a sus inmediaciones para poder disfrutar de un programa repleto de actividades. El hecho de que esta edición, por primera vez desde los 16 años que lleva celebrándose, sea declarada de Interés Turístico Regional por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ha propiciado que muchos visitantes se hayan acercado estos días a conocer su historia. Una historia que está muy vinculada con la de España.

‘Sangre, fueros y piedra’. Uno de los platos fuertes de la XVI edición de las Jornadas Medievales de Oropesa fue la representación teatral del viernes de la obra de Álvaro Moreno Ancillo, ‘Sangre, fueros y piedra’. Interpretada por  lo vecinos de la localidad y coordinada por Juan Antonio Sánchez, esta obra fue la encargada dar comienzo a los festejos.

Previamente, el profesor de latín y griego en el IES Juan Padilla de Torrijos, y vecino de Oropesa, Jesús Pino Jiménez, fue el encargado de realizar el pregón inaugural de unas jornadas que, por primera vez, cuentan con el reconocimiento regional.

Tras él, llegó un espectáculo histórico totalmente novedoso en Oropesa. Esta representación, basada en los privilegios que los reyes han ido otorgando a la villa durante los años, resultó ser un auténtico éxito. El patio del Castillo lució como en las grandes ocasiones para conocer algunas de las etapas de la historia más próspera de la ciudad.

La obra hizo un largo recorrido por los privilegios concedidos a esta villa desde el año 1.080 hasta el 1346. La repoblación de la localidad para que el Castillo adquiriese la importancia que tenía en el tiempo antiguo de los godos y romanos y el que da fundamento a esta fiesta medieval, el de feria y mercado que otorgó la Reina Leonor y el Rey Alfonso XII.

Los 25 actores que participaron en la representación, además de contar a todos los presentes algunos de los momentos más importantes en la historia de Oropesa, se recrearon a través de una historia romántica en la que se encuentra el Cid Campeador y Doña Urraca. Bien es cierto que estas dos figuras históricas no tienen mucha vinculación con la villa de Oropesa, aunque en la obra ocupan un papel trascendental.

Un par de juglares fueron los encargados de llevar el hilo conductor de una obra con mucho contenido y, a la vez, muy interesante. Pese a la complejidad de la historia y el amplio periodo de tiempo que abarca, ya que se producen muchos cambios de época bajo diferentes reinados, la obra gustó a todas las personas que acudieron a presenciar la inauguración de las Jornadas Medievales.

El espectáculo de luz, sonido y efectos especiales con el que contó la representación  permitió a los presentes contemplar imágenes muy bellas en el interior del Castillo. Un edificio histórico que, acompañado de la oscuridad de la noche se convirtió en el auténtico epicentro de esta festividad.