La ciudadanía reinvindica el fin del trasvase y más caudal para el Tajo

Redacción/ Toledo-Talavera
-

La lectura del Manifiesto en Defensa del un Tajo Vivo, suscrito por un total de 142 colectivos e instituciones, cerró las concentraciones en defensa del río celebradas ayer en Toledo y Talavera de la Reina

Concentración en la plaza toledana de Zocodover. - Foto: Yolanda Redondo

La finalización del trasvase Tajo-Segura es la principal reivindicación expuesta en el Manifiesto en Defensa del un Tajo Vivo, suscrito  por un total de 142 colectivos e instituciones y promovido por la Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Agua en el Tajo. La lectura de este documento cerró las concentraciones en defensa del Tajo celebradas ayer en Toledo y Talavera.
La finalización del trasvase se justifica en que su permanencia y nuevo régimen de explotación (recogido en el Memorándum pactado entre el Ministerio de Agricultura y las regiones afectadas en la pasada legislatura, cuando en todas ellas gobernaba el PP) «no permite la recuperación del río Tajo». Mientras tanto, se exige la inmediata paralización de la actual campaña de trasvases y la recuperación de los volúmenes de agua en la cabecera del Tajo hasta unos niveles que garanticen las necesidades sociales y ambientales de los pueblos de sus riberas.
A esta petición va asociada otra, la del establecimiento en el Tajo, y todos los ríos de la cuenca de «un régimen obligatorio de caudales ecológicos real que permita recuperarlos como ríos vivos y medioambientalmente sanos para toda la ciudadanía, y recobrar el importante papel ecológico, cultural, paisajístico, económico y social que desempeñan. Específicamente, se reclama el establecimiento de un caudal mínimo ecológico en el río Tajo de al menos 11,74 metros cúbicos por segundo a su paso por Aranjuez, 23 metros cúbicos por segundo en Toledo, y 27,82 metros cúbicos por segundo en Talavera de la Reina, con una variación temporal similar a la de su régimen natural.

Centenares de personas se concentraron en la plaza de Sacedón.
Centenares de personas se concentraron en la plaza de Sacedón. - Foto: EFE
Pese a su rechazo al Memorándum, el Manifiesto si  coincide en una cuestión que reflejaba aquel documento: la mejora de la depuración de las aguas residuales de su cuenca. Muy especialmente, se incide en las de Madrid «cuyas aguas insuficientemente depuradas llegan al eje central del Tajo a través del río Jarama». A esto suman la petición de que se ponga en marcha una nueva explotación hidroeléctrica en Extremadura que permita la llegada a Portugal de un régimen adecuado de caudales ambientales y que se reduzca y elimine la contaminación de todo tipo en el río Tajo, «incluida la radiactiva».
También se demanda la mejora de la gestión del río en su parte portuguesa, exigiendo al gobierno luso un control efectivo sobre la contaminación agrícola y los vertidos industriales, urbanos y de purines, y «el establecimiento de regímenes de caudales ecológicos reales y efectivos en los ríos portugueses del Tejo», nombre portugués del Tajo.

Por la mañana en Talavera.

En Talavera, el manifiesto se leyó en una cálida mañana, en torno a las 11,30 horas, junto a la orilla del Tajo, en las inmediaciones del Puente Reina Sofía, donde se habían colocado dos pancartas reivindicativas con los lemas ‘No al trasvase’ y ‘Por un Tajo vivo’, junto a las banderas de Talavera, España y Portugal. Allí se dieron cita un buen número de ciudadanos, algunos con pancartas en defensa de los ríos, en contra del trasvase, y en alusión a los colectivos a los que representaban en esta concentración ciudadana.
El coportavoz de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche, Miguel Méndez, y la coordinadora de la Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Agua en el Tajo/Tejo y sus ríos, Soledad de la Llama, en un improvisado escenario, fueron los encargados de la lectura del manifiesto que ayer se leyó en todos los puntos donde se convocaron concentraciones en contra del trasvase y en defensa de los ríos.
De la Llama se ocupó de la primera parte del manifiesto, en la que se expone la situación del Tajo y el rechazo al trasvase al Segura y al Plan de Cuenca, ante los cerca de 1.500 ciudadanos que se movilizaron en este día ante el llamamiento de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche de Talavera. Fue su coportavoz quien terminó la lectura de este manifiesto, tras la actuación de un grupo de batucada. En concreto, Méndez se dirigió a los asistentes para exponer la parte del documento en el que se se plantean las reclamaciones de los ciudadanos de las comunidades autónomas españolas de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, y Extremadura, así como de los municipios portugueses de la ribera del Tajo, unidos para «defender conjuntamente al río Tajo y a su cuenca».
Al término de la lectura del manifiesto, unos diez minutos después de las doce del mediodía, hubo un aplauso generalizado y se dio por finalizado el acto, si bien buena parte de los asistentes se quedaron en las inmediaciones del Puente de Hierro un tiempo haciendo fotos y conversando con otros participantes.   

Desde la cabecera, en Sacedón.

Alcaldes, concejales y cientos de vecinos, fundamentalmente de los 22 municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía y del entorno, se concentraron al mediodía en la Plaza de la Constitución de Sacedón (Guadalajara) para volver a pedir la paralización «inmediata, de momento» de los trasvases del Tajo al Segura.
Entre 400 y 600 personas -unas 300 según la Delegación del Gobierno- se dieron cita en uno de los municipios «más afectado»s por los trasvases al Segura, para pedir que las inversiones «prometidas» en su día a esta comarca se materialicen, señaló el presidente de la Asociación de los Ribereños, Francisco Pérez Torrecilla, que también es el alcalde de Sacedón. También reclamaron de 1.000 a 1.500 hectómetros cúbicos en los embalses (ahora hay 350). Asistió la mayoría de los alcaldes de los municipios ribereños -la Junta directiva al completo-, convocantes de esta manifestación (tanto del PSOE como del PP).
Tampoco faltó el director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, que es un ribereño más, de Villalba del Rey . Consideró que la respuesta de la ciudadanía ha sido «contundente y muy explícita, no solamente por la multitud que ha participado, sino porque los ciudadanos han mandado un mensaje muy claro, y es que nuestra región está uniéndose para luchar por el Tajo».
 
Por la tarde en Toledo.

En Toledo, el manifiesto se leyó a última hora de la tarde, en la céntrica plaza de Zocodover, que reunió a cerca de 400 personas en torno a la defensa del río y contra un trasvase al que responsabilizan de haber convertido el Tajo en una «cloaca».
La convocatoria contó con apoyo de los cuatro grupos políticos con representación municipal, liderados por la alcaldesa, Milagros Tolón, quien respaldó a Eduardo Sánchez Butragueño,  creador del proyecto de fotografía ‘Toledo Olvidado’, quien leyó el manifiesto entre aplausos.
Pequeños y mayores apoyaron la iniciativa portando pancartas con lemas como ‘Devolvednos la playa’, ¡Al memorándum pimpampum’, ‘Esto no es sequía, es saqueo’, ‘El Tajo no es una cloaca’ o ‘Son las cloacas del Jarama’.
Fue el tercer acto en defensa del río que acogió ayer la capital regional. El primero consistió en una pitada contra el trasvase que congregó a cerca de un centenar de vehículos. Una hora después, la Plataforma en Defensa del Tajo de Toledo organizó un acto en el Puente de Alcántara para simbolizar el «cariño» y la «unidad» al río.