Campaña escolar 'Quiero, reciclo, Toledo'

C.M
-
Campaña escolar 'Quiero, reciclo, Toledo' - Foto: David Pérez

Ña iniciativa contempla 80 talleres de una hora de duración en lo que se tratarán el «problema de los residuos, la regla de las tres erres y cómo y por qué reciclar»

Un año más y dentro de la colaboración municipal con la empresa Ecoembes, las concejalas de Servicio Públicos Medioambientales y de Familia fueron las encargadas de presentar la campaña escolar ‘Quiero, reciclo, Toledo’. Una intervención destinada a concienciar a los más pequeños sobre la necesidad de reciclar y de separar los residuos en origen que, para la ocasión, ofertará un total de 80 talleres en los colegios de la ciudad y una gymkana «abierta a todos los públicos que coincidirá con la celebración del Día del Vecino». Fecha, por cierto, aún por establecer.
Por ello, y apostando tanto por informar tanto a los pequeños como a sus familias, las actuaciones formativas tendrán como lema ‘Me como mi bocata y no uso papel de plata’ para, apreció María Teresa Puig, «fomentar el uso de las sandwicheras». Para ello, durante estos encuentros se regalarán a los más pequeños -de los ciclos de Infantil y Primaria- este material con el fin de evitar, así, el uso de envoltorios como el plástico o el papel de plata.
Y puesto que se desea implicar a todos los centros de la ciudad, desde el Ayuntamiento ya se enviaron la semana pasada las misivas correspondientes para que los equipos docentes soliciten una actividad que, en ocasiones anteriores, «ha sido muy bien valorada por los profesores». Con estos antecedentes, señaló Noelia de la Cruz la conveniencia de «fomentar el reciclaje y difundir los principios de la sostenibilidad», además de concienciar a la población general «en la correcta gestión de los residuos y en la separación en origen de las distintas fracciones de residuos urbanos». Todo ello, apuntaron las ediles socialistas, cumpliendo con el empeño de incidir en la necesidad de «adquirir hábitos de vida más responsables» en lo que al reciclaje se refiere, y de «conocer de manera cercana y directa la regla de los tres erres: reducir, reciclar y reutilizar».
Como no podía ser de otra forma, los talleres educativos estarán adaptados a las edades de los pequeños, por lo que se abordarán en formato de cuentacuentos llamados a instar «el reciclaje y el aprendizaje de conductas ambientales responsables». Los escolares participantes recibirán, además, un folleto informativo a modo de correa de transmisión para sus familias y serán obsequiados con distintas actividades para «realizar con sus padres en el ámbito familiar». Material creado con «un atractivo diseño» dotado de «colorido». En este mismo sentido, el Día del Vecino también servirá para entregar «material impreso» que complementará una gymkana «que reunirá juegos dinámicos, motivadores y entretenidos».
Por su parte, María Teresa Puig explicó que esta campaña comprende «un total de 80 talleres, de aproximadamente una hora de duración, en lo que se tratarán de una manera didáctica el problema de los residuos, la regla de las tres erres y cómo y por qué reciclar». Además, a todos los alumnos participantes se les entregará material informativo dirigido a las familias y, como ya se ha citado, «una práctica sandwichera para evitar la acumulación de residuos o envoltorios en los centros escolares».
El vidrio y el cristal. En este punto, y asegurando que esta serie de hábitos sostenibles deben trascender el ámbito escolar, la responsable de Servicios Públicos Medioambientales adelantó que, el próximo 7 de febrero, y esta vez de la mano de Ecovidrio, los alumnos de los colegios de Valparaíso y Medalla Milagros participarán en otra campaña en colaboración con la Junta de Comunidades, en la que se darán a conocer los beneficios del reciclaje de vidrio y cristal. La jornada finalizará por la tarde con actividades en el Centro Cívico de Buenavist