scorecardresearch

Últimos retoques al telescopio de divulgación «más grande» de España

C.F./Toledo
-

Se ha bautizado como TEDI. Se encuentra en el observatorio de la Fundación Astrohita. Cuenta con un espejo de 77 centímetros, cuando los telescopios de divulgación tienen un máximo de 60. Su peso, alrededor de 2.000 kilos

Últimos retoques al telescopio de divulgación «más grande» de España - Foto: La Tribuna

Su nombre es TEDI. Cuando comience a funcionar en el observatorio de la Fundación AstroHita en el municipio toledano de La Puebla de Almoradiel “va a ser el mayor telescopio de toda España puesto a disposición del público”. Así lo expresa el presidente de la Fundación, Faustino Orgacero, quien resalta alguna de las cualidades de este nuevo telescopio de divulgación. Cuenta con un espejo de 77 centímetros, cuando lo normal para el uso del público en general se encuentra entre los 50 ó 60 centímetros. “Es de bastante envergadura”. TEDI va a permitir que la gente que normalmente mira por otros telescopios más pequeños, puedan disfrutar, gracias a la cantidad de luces capaz de recoger, de objetos débiles, nebulosas, galaxias, “como hasta ahora no lo han estado viendo”.

La incursión de AstroHita en proyectos que potencian la investigación hizo que el telescopio de divulgación se utilizara para estos otros fines más profesionales. De ahí nació la necesidad de poner de nuevo manos a la obra el mecanismo para poder seguir atendiendo las jornadas que desde hace años se vienen realizando en el observatorio para personas de a pie de calle que quieren acercarse más a la astronomía.

La ejecución de TEDI está siendo desarrollada con los medios de la propia Fundación ya que “hemos intentado tener acceso a subvenciones y el tema no está muy allá”. Al final, con medios propios y mucha dedicación, está saliendo adelante.

Este telescopio, que ni más ni menos llegará a tener un peso de 2.000 kilos, se empezó a construir en febrero de este año, recopilando las piezas necesarias, planeando su diseño... A la par, se comenzó a levantar la caseta donde se va a alojar así como la instalación de unos raíles que permitirán al usuario extraerlo de su ubicación inicial con sus propias manos y poder disfrutar del cielo.

En un par de meses máximo se quiere llevar a cabo su inauguración oficial y poder reiniciar las actividades divulgativas como ‘Noche descubre’, actividades de ocio alternativo en invierno donde las personas pueden adentrarse en el mundo de la astronomía a nivel básico. Son noches temáticas, una vez al mes de unas tres horas de duración, y en ediciones anteriores se ha podido disfrutar de Orión, las cinco lunas (las cuatro de Júpiter y la de La tierra), los túmulos...

Así TEDI “va a ser el telescopio principal para las actividades de divulgación”.

Junto a la divulgación, desde AstroHita se potencia también la educación, acercando el mundo de la astronomía a los jóvenes y a los profesores y otra rama más: la parte científica.

Para investigadores.

Esta línea fue puesta en marcha en los últimos tiempos. Hace unos años, resalta Orgacero, se consiguió la colaboración de la Universidad de Huelva, del Instituto de Astrofísica de Andalucía y se acondicionó el observatorio robotizándolo  para los proyectos científicos. Desde entonces se recogen datos importantes que han permitido salir en prensa especializada y participar en congresos especializados donde se exponen los datos recogidos en el observatorio toledano por parte de los propios investigadores.  “De alguna forma es llevar el nombre de la Puebla de Almoradiel a foros importantes”.

Así la última profesionalización que se ha realizado “ha hecho que nos quedemos sin telescopio para divulgación” y de ahí, el nacimiento en próximas fechas de TEDI.

Próximo objetivo.

Desde el inicio de sus creación en el año 2007 la Fundación AstroHita ha tenido un objetivo muy concreto y a largo plazo: la creación de un Centro de Interpretación Astronómico para así ampliar el observatorio propiamente dicho.

Su presidente, Faustino Orgacero, recuerda que en este proyecto se lleva trabajando muchos años, pero no depende sólo de ellos, ya que primero hay que «encontrar financiación, los proyectos arquitectónicos...». Pero los pasos se van dando y en estos días se han empezado a recibir las propuestas de los arquitectos de la construcción del centro de interpretación. Esta nueva infraestructura, dice Orgacero «sería lo que le haría falta al observatorio y a la zona para conseguir una divulgación intensiva y formación intensiva de forma permanente».

«Nosotros vamos dando pasos poco a poco para poder conseguirlo porque sería un elemento dinamizador de la zona tremendo», indica el presidente de la Fundación AstroHita.

La necesidad se comprobó cuando al inicio de la andadura del observatorio se vio la gran demanda existente. De ahí el nacimiento de la Fundación, para conseguir dar más amplitud al proyecto.

Datos científicos para los alumnos a través de Internet.

Además de la divulgación de la astronomía y la investigación más profesionalizada, la Fundación AstroHita se encuentra inmersa en nuevos proyectos, que tienen que ver más con el mundo docente.

Así, según explica el presidente de la Fundación, Faustino Orgacero, desde hace cuatro años se trabaja con un proyecto global, a escala planetaria. El observatorio se ha convertido en el nodo de HOU- España y se está desarrollando un proyecto muy relevante denominado Discover the Cosmos (DISCOSMOS), donde se ha hecho una presentación ya a un grupo de profesores que se ha suscrito al mismo.

Con él, lo que se pretende es llevar a cabo un proyecto educativo en Castilla-La Mancha y en toda España.  Se trata de potenciar la educación de las ciencias en Bachillerato, «porque se ha comprobado que va en declive».

Con DISCOSMOS se quiere despertar el interés de los jóvenes por la ciencia y que este interés repercuta en una mejor comprensión de qué es y cómo funcionan la ciencia, la tecnología y el método científico. Así, este proyecto intenta valorar de qué manera las nuevas tecnologías, las TICs, el e-learning, todo lo que a través de internet se puede desarrollar, pueda estar al servicio del profesorado y sus alumnos a un solo ‘clic’.

Estos jóvenes, desde sus propias aulas, podrán experimentar puedan experimentar directamente con datos científicos reales del Observatorio a través de internet.