Agudo cuestiona en el Senado el reparto del Fondo Covid-19

J.D.Bazaga
-

La interpelación de la senadora regional generó un acalorado enfrentamiento con la ministra de Hacienda, que le reprochó no haberse informado antes de la sesión de las conversaciones con el PP

Agudo cuestiona en el Senado el reparto del Fondo Covid-19 - Foto: JUAN LAZARO

La senadora y secretaria general del PP de Castilla-La Mancha, Carolina Agudo, protagonizó este martes en el Senado uno de los debates más acalorados de la sesión de control al Gobierno con su interpelación a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre el Fondo Covid-19 aprobado ayer mismo por el Consejo de Ministros. La interpelación era, a priori, inocente: «si los criterios del Ejecutivo central para que el reparto del fondo de 16.000 millones de euros que distribuirá entre las Comunidades Autónomas para paliar las consecuencias sanitarias y económicas de la COVID-19 garantizan las necesidades de cada territorio». Pero su intervención provocó una dura reacción de la ministra que acusó a la senadora regional de ir a la Cámara Alta para hacer «antipolítica».
Agudo comenzó solicitando «claridad en los criterios» de reparto y acusó al Ejecutivo de Sánchez de generar incertidumbre en las comunidades autónomas con los «bandazos y rectificaciones» que, en su opinión, se han venido dando en el diseño de este fondo. Pero además de señalar que estas medidas no han sido suficientemente consensuadas con las comunidades autónomas, aseguró que para los españoles «es asfixiante esta ineptitud».
Agudo continuó su intervención sugiriendo que el Ejecutivo estaba movido por «oscuras razones» a la hora de «jugar» con la organización territorial del Estado. Y llegó a preguntar a la ministra Montoro «qué le ha pedido Bildu para el reparto de estos fondos», apoyándose en el enfado que supuestamente ha generado este reparto entre las comunidades autónomas porque «ha conseguido cabrear a todos», entre los que situó a también a barones socialistas como el presidente regional, Emiliano García-Page, del que no obstante, despejó toda amenaza para el Gobierno central: «pueden estar tranquilos, ladra mucho pero no tiene dientes para morder, sí para comer».
La secretaria general del PP regional cuestionó que se tratara de la mayor inyección de fondos a las comunidades al margen del sistema de financiación autonómica, y pidió transparencia a la ministra tras sospechar que «negocian condicionados por equilibrios parlamentarios que nada tienen que ver con el interés general», en velada alusión a la próxima negociación de los presupuestos generales del Estado. Motivo por el que reclamó un reparto «sin desigualdades y sin cesiones» por otros intereses políticos, de manera que no existan «regiones de primera y regiones de segunda».
La ministra, que mostraba a ratos expresión de incomprensión y a ratos de incredulidad, y tras poner el discurso de Agudo como ejemplo de «la antipolítica», le afeó que no hubiera consultado antes con su grupo parlamentario porque los criterios de reparto han sido hablados con el PP. «La única formación política con quien he mantenido conversaciones reiteradas es con al PP». «Le estoy informando» le espetó, y consideró a continuación que «tiene que ser usted más medida». Montero aseguró después que se trata de un reparto del que puede sentirse satisfecha porque «nadie lo entiende cien por cien suyo», sino que se basa en el impacto de la crisis en las autonomías. «¿Tiene usted un criterio alternativo? Me temo que no» le contestó.
Montero terminó de soliviantarse con la afirmación de Agudo de que el plan de 16.000 millones de euros no era inédito, y que sí que se había llevado a cabo antes una inversión de estas dimensiones. La ministra no dudó en subir a la tribuna del Senado por segunda vez para contestar que «yo tengo la obligación de responder a sus preguntas, pero usted tiene la obligación de no mentir», reiterando que es la mayor inyección llevada a cabo, y que suma junto con las entregas a cuenta 24.000 millones destinados a las comunidades autónomas más que el año anterior, como para poner en duda su creencia en el estado de las autonomías mientras que el PP «ha negado el pan y la sal» a las autonomías cuando gobernaban. «No se ha tomado en serio este discurso» lamentó Montero.
La interpelación, no obstante, se vio empañada por la discrepancia con el portavoz del gurpo popular, Javier Maroto, que mostró un cartel acusando a Montero de mentir sobre sus conversaciones con Bildu mientras fue alcalde de Vitoria, y que obligó a Agudo a mostrarlo en la tribuna en su segunda intervención, lo que desdibujó del motivo de la interpelación. Con todo, la senadora regional llegó a proclamar que «lecciones a esta senadora y a este grupo ninguna».