La carrera contra el ELA ha llegado para quedarse

ADM / TOLEDO
-

El circuito entre Yuncos y la plaza de Zocodover, de alrededor de 46 kilómetros, se ha convertido en la primeracarrera no competitiva que se celebra en España desde que comenzó la pandemia. Su organizador piensaen repetirla a partir de 2021

La carrera contra el ELA ha llegado para quedarse - Foto: Yolanda Redondo

«Terminar una carrera como esta en Zocodover tiene su motivo. Experimentar al final de todo el recorrido, cuando llevas ya más de cuarenta kilómetros hechos, la sensación de dolor al respirar, de no sentir las piernas, es un guiño a la sensación a la que tienen que enfrentarse día a día miles de enfermos de ELA. A los que hemos participado como corredores se nos pasará en un rato. A ellos, por desgracia, les dura toda la vida».
Ernesto Rando ha conseguido, sin pretenderlo, una gran notoriedad para la carrera ‘Por un futuro sin ELA’, que se celebró ayer entre las localidades de Yuncos y Toledo. La competición, que fue organizada con esta fecha para que coincidiera con la jornada mundial dedicada a esta enfermedad -el Ayuntamiento de Toledo, por ejemplo, contribuía a visibilizarla iluminando de color verde sus principales monumentos-, se ha convertido en la primera carrera no competitiva que ha tenido lugar en España desde que comenzó la pandemia. Tanto ha sido el éxito que su organizador, con el apoyo de los participantes, ya piensa en repetir la iniciativa el año que viene, «a ser posible, abierta a más participantes». El objetivo seguirá siendo el mismo: «reivindicar que se investigue más sobre esta enfermedad y más ayudas para quienes la padecen».
Incluso en las condiciones de esta primera edición, limitada a veinte corredores, iniciada a las seis de la mañana, el apoyo «ha sido increíble». Los participantes salieron del arco de salida instalado junto al Ayuntamiento de Yuncos, entre los aplausos de varios vecinos, a pesar de lo temprano de la hora, para pasar posteriormente por los municipios de Yuncler, Yunclillos, Magán y Olías del Rey. Conforme avanzaban iban siendo saludados por nuevos vecinos y por los equipos de protección civil, con algunos de los cuales se hicieron fotografías.
Finalmente, algo menos de cinco horas después, poco antes de las once de la mañana -«un poquito antes de lo que esperábamos, porque la carrera fue sin incidentes y nos encontrábamos bien», añadía Ernesto Rando-, los participantes llegaban a la meta de la plaza de Zocodover tras esa última prueba, la subida desde la puerta de Bisagra, de esfuerzo final. 
Allí fueron recibidos por representantes del Ayuntamiento, concretamente por los concejales Pablo García (Deportes) y Ana Abellán (Servicios Sociales). El primero destacó la solidaridad y el compromiso de los atletas que se han sumado a este evento deportivo, «el primero en la vía pública en tiempo de pandemia», en el que se han cumplido con las medidas de seguridad marcadas por las autoridades sanitarias. No en vano, los corredores procuraron mantener una distancia y ponerse la mascarilla nada más atravesar la línea de meta. 
Allí, junto a los alcaldes toledanos y a varios ediles sagreños, les esperaban los familiares de Manuel Sánchez, de 45 años, que falleció de ELA el pasado mes de enero y cuyo recuerdo permaneció vivo durante todo el recorrido.
Ahora Ernesto Rando confía en que cada 21 de junio a partir de 2021 –en esta fecha se celebra desde 1997 el día internacional dedicado a quienes padecen Esclerosis Lateral Amiotrófica- pueda seguir siendo así. «El circuito entre Yuncos y Toledo es bastante asequible y discurre por camino o pista: cualquier persona con un poquito de interés por el deporte se podría sumar y participar en una carrera que persigue la visibilidad, no el agobio de hacer una marca».