Un 41% los enfermeros han sufrido Covid, según Satse

La Tribuna
-

Nueve de cada diez profesionales encuestados han tenido contacto con pacientes diagnosticados o sospechosos, según el estudio de Satse

Un 41% los enfermeros han sufrido Covid, según Satse - Foto: Javier Pozo

Un 41 por ciento de enfermeros han sufrido el COVID-19 en Castilla-La Mancha según la encuesta difundida por el Sindicato de Enfermería Satse que también concluye que estos profesionales ponen de nota un 2,6 sobre diez a la gestión de la Consejería de Sanidad a la hora de solucionar sus problemas.
Según los datos de esta encuesta que ha dado a conocer el sindicato de enfermería este martes en un comunicado de prensa, también suspenden con un 3 sobre 10 la cantidad y calidad del material de protección que han tenido a su disposición, viéndose obligados nueve de cada diez a reutilizar las mascarillas FPP-2 o FPP-3 para atender a pacientes y ciudadanos.
Estos resultados proceden del análisis que la empresa especializada en estudios en línea ‘Sondea’ ha elaborado para Satse tras realizar una encuesta a finales de mayo y principios de junio a un total de 8.218 enfermeros del conjunto del Estado sobre su situación y condiciones de trabajo en la actual crisis sanitaria.
El estudio señala que en Castilla-La Mancha nueve de cada diez profesionales de Enfermería encuestados han trabajado durante la crisis sanitaria (95 %) y también nueve de cada diez han tenido contacto con pacientes diagnosticados o sospechosos de coronavirus (95,9 %), y un 41 % de los encuestados ha asegurado haber tenido síntomas de la enfermedad.
En cuanto a las pruebas de detección de la enfermedad, la muestra señala que se han realizado un 80,7 % a enfermeros de la comunidad autónoma y añade que a un 56,3 % les han hecho pruebas PCRs, a un 38,2 % test rápidos y a un 49,8 % estudios serológicos.
Sobre la protección que han tenido para realizar su trabajo, la cantidad y calidad del material disponible ha sido valorado por los profesionales durante las peores semanas de la pandemia con 3 puntos sobre 10, siendo muy mal puntuada (de 0 a 4) por el 74,6 %, y ahora sigue siendo percibida con una media de 4,5, y es suspendida por un 45,8 % de los profesionales encuestados.
Asimismo, cerca de ocho de cada diez enfermeros (70,4 %) han considerado que necesitarían más información y formación sobre el manejo de los equipos de protección individual (EPI) y un 49,6 % ha declarado no haber recibido ningún tipo de información y formación al respecto.
El material que más han tenido que reutilizar los enfermeros ha sido la mascarilla FPP-2 o FPP-3, un 90,6 % de los profesionales encuestados. Además, un 67,7 % han reutilizado mascarillas quirúrgicas y un 78,6 % batas impermeables, mientras que un 46,5 % han tenido que reutilizar trajes de buzo de un solo uso.
De otro lado, sobre la gestión de la Consejería a la hora de solucionar sus problemas durante la crisis sanitaria los profesionales han dado una nota media de 2,6 sobre 10.
En cuanto a la implicación del centro sanitario o sociosanitario en el que trabajan durante la crisis han dado una nota de 3,9 sobre 10, mientras que puntúan con un 5,6 sobre 10 a la implicación de su mando superior.
El estudio realizado también concluye que un 34,3 % de los enfermeros de la comunidad autónoma han realizado alguna denuncia, escrito de queja o similar respecto a las circunstancias de seguridad existentes en las semanas de crisis sanitaria.
Asimismo, la pandemia por el COVID-19 ha afectado a la estabilidad del puesto de trabajo al 18,6 % de los encuestados y un 15,3 % han necesitado ayuda psicológica por la sobrecarga laboral y duras condiciones que han tenido que soportar.