Campanas del Corpus con sabor a gloria

J.Monroy / J. M.
-

Una veintena de campanarios de la ciudad se unieron ayer a un recital de música con el que se ha querido dar un ambiente festivo a este día sin procesión

A falta de tomillo en el suelo y adornos por las calles, sin la custodia de Arfe procesionando junto a sus fieles cofradías, este Corpus ha sido el de los sonidos. Comenzaba ayer la jornada, como es habitual, a las ocho de la mañana con las Bombas Reales, que se repitieron cuando se expuso el Santísimo en la plaza del Ayuntamiento. Pero el plato fuerte y la novedad llegó a las ocho de la tarde con el recital homenaje ‘Campanas para el Corpus’ desde más de veinte campanarios de la ciudad, organizado por el Conservatorio Profesional de Música de Toledo, junto a la Escuela de Música y la colaboración del Arzobispado.
La alcaldesa, Milagros Tolón, y el concejal de Cultura, Educación y Patrimonio Histórico, Teo García, presenciaron el espectáculo de tañidos en la iglesia de San Ildefonso, conocida como la de los Jesuitas, acompañados por el rector del santuario de los Sagrados Corazones, Pedro Rodríguez. El director del Conservatorio y un niño golpeaban con mazos las campanas de la torre, desde donde se oían también las réplicas de otros campanarios con una vista panorámica de la ciudad abrumadora.
Fue una secuencia de campanadas de veinte minutos, dividida en cuatro partes. Comenzaban recordando el Pange Lingua, un himno eucarístico escrito por Tomás de Aquino para la festividad de Corpus Christi, que expresa de manera concreta la doctrina de la transubstanciación, donde el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, respectivamente.
Campanas del Corpus con sabor a gloriaCampanas del Corpus con sabor a gloria - Foto: VÁ­ctor BallesterosDespués llegó el turno para otros cinco minutos de música con las campanas más pequeñas de cada uno de los campanarios, en este caso, para rememorar a las campanillas que hay en la propia custodia de Arfe (en el primer cuerpo y en la cubierta final) que van habitualmente sonando a lo largo de la procesión.
La tercera pieza musical interpretada por las campanas fue un Toque de Difuntos, en recuerdo de todos los muertos durante la pandemia. El último cuarto fue de Gloria, con todas las campanas sonando a plena potencia.
La idea de los organizadores del evento era que los toledanos pudieran seguir el concierto desde sus propios hogares, para que no hubiera las concentraciones de gente que se han querido evitar con la suspensión de la procesión. Sin embargo, aún en soledad, las calles del Casco fueron un lugar excepcional para escuchar las cuatro piezas. Como también lo fue el Valle, dada la acústica, y también teniendo en cuenta que no solo han participado en este evento parroquias del Casco, sino también de barrios como Polígono y Santa Bárbara.
Este recital ha sido posible gracias a la colaboración de 25 alumnos y profesores de la Escuela Municipal de Música y el Conservatorio Profesional de la ciudad, con otros 25 religiosos de distintas parroquias y congregaciones de la ciudad. Entre todos, lograron que sonara ‘a gloria’ la música de las campanas toledanas.
La iniciativa, una vez montada, se podrá volver a disfrutar en Toledo a través de internet. Además, su organizador, Juan José Montero, director del Conservatorio, se muestra convencido, tras la experiencia, de que puede haber surgido una tradición a repetir en años venideros.
Este año, explica, ha surgido en vista de que estaba faltando el ambiente festivo en momentos como la Semana Santa o el Valle. Pero «el nivel que hemos conseguido este año ha sido el mejor que hemos podido, pero vamos a buscar mejorarlo en años sucesivos, porque ha caído muy bien la iniciativa».