El cierre de CiBRA 2020: del cultivo de la cultura

La Tribuna
-

La gala de clausura de la duodécima edición del toledano Festival del Cine y la Palabra se convierte en un alegato en favor de la compañía de las artes en los tiempos de la pandemia

Cayó el telón de la duodécima edición del Festival CiBRA, un evento celebrado a través de la pantalla y separado físicamente del público. La gala de clausura, emitida, como el resto de eventos del programa, a través del canal YouTube oficial, sirvió para reivindicar la importancia de la cultura en los ámbitos personal y colectivo, aludiendo a la necesidad de «cultivo» y a su papel como elemento de cohesión social.
«La cultura no es elitista y tiene que ser un derecho fundamental para todos», proclamó Gonzalo Ramos, presentador del acto que cerraba CiBRA. Quien llevó la dirección del evento postrero se refirió al complicado año en curso, un tiempo marcado por la pandemia de coronavirus y sus consecuencias derivadas. Sin menoscabo del daño que ha causado a las miles de familias que han estado «pasando verdaderos infiernos estos meses», Ramos intentó mostrar la ventana abierta por el confinamiento y las restricciones a la movilidad. «Tenemos más tiempo en nuestras manos del que nunca hemos tenido. Es un tiempo para disfrutar de las artes, es una ocasión única para cultivarnos, para permitir que florezca la cultura».
CiBRA premió a un ramillete variado de artistas vinculados con el cine y la literatura, las dos artes que conjugan el alma bifronte de un certamen que «crece en popularidad y reconocimiento», según explicaron desde la Diputación de Toledo. Entre los galardonados destacaron nombres consolidades de las escena cultural española como Verónica Forqué, Brays Efe o Rozalén.
El cierre de CiBRA 2020: del cultivo de la culturaEl cierre de CiBRA 2020: del cultivo de la culturaEl intérprete canario Brays Efe, conocido por su papel en la serie Paquita Salas, se alzó con el Premio Orden de Toledo. Por su parte, la película Las niñas, dirigida por Pilar Palomera, conquistó el Premio Carlos Blanco de guion. Los cortos Ratones y ¿Qué tal con Gonzalo? conquistaron el Premio Carnet Joven de Castilla-La Mancha de guion corto.
La actriz Verónica Forqué levantó, desde su casa, el Premio Alice Guy. La homenajeada aludió durante su discurso de agradecimiento a las dificultades que tienen las mujeres conforme van cumpliendo años para tener papeles protagonistas en los largometrajes. Forqué clama contra la «invisibilidad» de tantas actrices cuando rebasan la frontera de la juventud.
En el ámbito de las letras, la dirección del festival decidió valorar la trayectoria de la librería madrileña Ocho y Medio. Este establecimiento, fundado hace un cuarto de siglo y establecido en el castizo barrio de Chamberí, se ha convertido en un punto de encuentro entre la escritura y las imágenes filmadas. Entre sus estanterías descansan miles de obras relacionadas con ambas expresiones artísticas.
La cantautora albaceteña Rozalén también fue distinguida con el Premio Alice Guy que reconoce la aportación profesional de las mujeres artistas. Junto a Forqué y Rozalén fue merecedora del mismo honor la actriz Ángela Molina.
El actor y director Santiago Segura, uno de los más prolíficos y taquilleros en la historia contemporánea del cine español, se llevó el Premio Toledo de cine. El creador de las sagas de Torrente y Padre no hay más que uno se ha convertido en una de las grandes referencias de la industria por su capacidad para atraer a los públicos a la cultura.
Oeste, Notting Hill, ballet. Una sucesión de sketchs ambientados en los westerns que narraban la conquista del oeste americano, y sendos remedos de las conocida Notting Hill y Billy Elliot animaron el cierre de CiBRA. Varios centenares de espectadores siguieron la gala en directo de forma online.
Sorteados los obstáculos que han obligado a transformar la presente edición, el festival que celebran las sedes de Toledo y La Puebla de Montalbán ya mira a su edición número 13.