scorecardresearch

Ropa para México, tractores para Dinamarca

L.G.E.
-

El sector agroalimentario representa una tercera parte de las exportaciones de la región, pero hay países que lo que más compran a Castilla-La Mancha son aparatos, maquinaria o textil

Ropa para México, tractores para Dinamarca - Foto: Victor Ballesteros

Castilla-La Mancha no sufrió una caída tan grande del PIB ni de las exportaciones el primer año del coronavirus por la potencia de su sector agroalimentario. La venta de alimentos y bebidas es la seña de identidad de las empresas castellano-manchegas que salen a hacer negocio al extranjero. Cuantitativamente es así. Entre enero y julio de 2021, los productos agroalimentarios ocuparon la primera posición de las exportaciones regionales con 1.647 millones, lo que representa el 32,6% del total exportado por Castilla-La Mancha. Yen lo práctico, esto explica que el pistacho que se produce en la región se venda a Italia o que los quesos de la tierra se puedan comprar en Estados Unidos. 

Pero no todo es sector agroalimentario. Las empresas castellano-manchegas de otros ámbitos de la industria también se están mostrando fuertes en su salida al extranjero. El último mes la Delegación territorial del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) ha publicado los informes de las relaciones comerciales de Castilla-La Mancha con cuatro países distintos y llama la atención la relevancia que tienen las ventas de maquinaria, material eléctrico, partes de vehículos o textil. 

A México, por ejemplo, los productos que más vende Castilla-La Mancha no son alimentos, sino textil. En 2020 las empresas de la región facturaron en el país americano casi 80 millones de euros, un 22% menos que el año anterior por la incidencia de la pandemia. Casi la mitad de esos 80 millones se facturaron en el sector textil. Fueron 23,2 millones de prendas de vestir que no son de punto, otros 12,5 millones de prendas de vestir de punto y hay que sumar también 2,6 millones de artículos de textil para el hogar. La venta de productos agroalimentarios y de bebidas en México supuso una facturación de 11,3 millones, que es incluso menos que lo que se consiguió por bienes de equipo, alrededor de 11,5 millones.  

Ropa para México, tractores para DinamarcaRopa para México, tractores para Dinamarca - Foto: Eugenio Gutiérrez MartínezDinamarca sí que es un país en el que el sector que más factura es el de la alimentación, sobre todo con bebidas y carne. En 2020 Castilla-La Mancha  facturó en el país de Andersen 60,2 millones y toda la parte agroalimentaria es casi la mitad, con 28 millones. Aquí lo curioso es bajar al segundo escalón porque en ese sitio están... los tractores. En 2020 se facturó en este ámbito por un montante de 19 millones, casi la tercera parte de todo el negocio que se hizo con los daneses. Casi todo se circunscribe al epígrafe de partes y accesorios del vehículo. Ya pesar de la crisis del coronavirus, las ventas castellano-manchegas del ámbito del tractor crecieron en 2020 en Dinamarca, un 1,1% más. 

Aparatos a Portugal, máquinas a Suecia. En ámbitos como el material eléctrico y aparatos eléctricos, Castilla-La Mancha es la cuarta región que más exporta del país, solo por detrás de comunidades tan industrializadas como Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana. Según los datos de 2020, Castilla-La Mancha facturó en este sector 549,7 millones de euros, lo que representa un 10% de todo el dinero que llegó a España de las ventas de material y aparatos eléctricos. A Portugal, por ejemplo, es lo que más se exporta desde la región, alcanzando una facturación de 237,3 millones (la palma se la llevan los teléfonos con 144,6 millones dentro de este epígrafe). Pero es que el segundo sector que más se exporta a Portugal es máquinas y aparatos mecánicos, con 193,7 millones y el tercero aluminio y sus manufacturas, con 85,4 millones. 

A los suecos tampoco les ganamos con nuestros alimentos, al menos para llevarse el primer puesto en exportaciones. Lo que más se vende a este país escandinavo es maquinaria y aparatos mecánicos, con 41,5 millones. Es la mitad de todo lo que se factura en la patria de ABBA.