«No podemos perder el nivel de concentración»

J. M. Loeches
-

El técnico del CD Toledo, Manu Calleja, asegura que perdieron el respeto al rival y que sufrieron en exceso cante el Almagro porque cometieron errores propios no forzados

«No podemos perder el nivel de concentración» - Foto: Yolanda Redondo

Manu Calleja no salió nada convencido de la victoria de su Toledo frente al Almagro. El cántabro cargó contra la actitud de algunos de sus jugadores, distraídos por el contrario, el árbitro y el público, y reconoció que no se pueden desconectar en varias ocasiones porque «cuando cometes muchos errores no forzados, sufres». Es su resumen de un 3-2 en el que hicieron «lo más difícil, remontar a un rival cerrado que se puso por delante», porque lo que no concibe es que después del 3-1, «volviéramos a sufrir». Desde su punto de vista, puede que no fuera penalti el segundo gol visitante, pero, según insistió, «no podemos llegar a esa situación».
El técnico verde llegó a decir que estaba «muy cabreado» porque habían trabajado durante la semana «cómo atacar su defensa de cinco» y la realidad es que tuvieron «muchas oportunidades de cerrar el encuentro» y no lo hicieron. Además, también añadió que el 0-1 fue «una broma» y lamenta que después de ganar en seguridad defensiva en partidos anteriores, la tirasen por la borda: «Con el 3-1 se tenía que haber terminado».
Del mismo modo, Manu Calleja aseguró que el entrenador está «por encima del ego de los futbolistas», por la actitud de alguno de los suyos, «más pendiente del jugador número 6 y de lo que decía el colegiado». Y es que, el cántabro lo tiene claro, «si no somos capaces de entender que hay que mantener la concetración, es que no sabemos qué camiseta nos ponemos». Insistió, con todos los respetos al rival, que «no puede ser que el Almagro nos genere estas dudas en casa». No en vano, considera que faltó «ese punto de respeto» al contrario que se debe tener, a juicio del entrenador.
Sobre el debut de Pepe Delgado, admitió que «va a hacer mejores partidos» que el del pasado domingo, aunque «estuvo bien». Para él, se trata de un jugador «muy dinámico» y debe ponerse a tono porque «viene de jugar en césped sintético y está cargado». A partir de ahora, «hay que morir en cada partido para llegar al enfrentamiento directo más cerca».