Los hombres deben tener un papel activo

C.M
-

«Los que hablan de 'ideología de género' niegan los cambios sociales y los avances culturales y sanitarios ocurridos en las relaciones entre mujeres y hombres». Eva Jiménez y Javier Mateo pusieron la voz al manifiesto del Consejo Local de la Mujer

Los hombres deben tener un papel activo - Foto: David Pérez

Como todos los primeros martes de cada mes, la Vega reunió al Consejo Local de la Mujer en una cita mensual llamada a visibilizar a las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas víctimas de la violencia de género. Porque «seis son las víctimas oficiales registradas durante el mes de enero, dos más que se están investigando, y hasta once las que se recuentan en aquellas estadísticas que, yendo más allá de las consideraciones oficiales, apelan a denunciar la violencia machista».
Porque, aseveró Eva Jiménez, «la violencia doméstica, la violencia de género y la violencia machista son tres cosas diferentes», y «dar perspectiva de género a los asuntos no es ideológico, por mucho que algunos se empeñen», y porque «el feminismo es la lucha por una sociedad justa y de igualdad de oportunidades». Ganemos Toledo fue el grupo elegido en esta ocasión para recordar y explicar que el feminismo «no es un antónimo del machismo» y sí una «corriente social y filosófica que se crea ante la injusticia de tal desigualdad». Eso, sin olvidar que el feminismo «nunca ha perseguido la inversión de la situación ni el sometimiento del hombre a los dictados de la mujer».
Y ya que este movimiento «siempre ha propugnado una sociedad justa en la que hombres y mujeres sean iguales», tuvo a bien la concejala de Ganemos aludir a quienes acusan a las mujeres comprometidas con esta lucha «de feminazis e interesadas, y que últimamente en el colmo del despropósito, de la ignorancia, y sobre todo de la mala leche, nos comparan con los fascismos».
Javier Mateo se declaró, «al contrario que el alcalde de Guadalajara, hombre feminista» que cree en la igualdad efectiva entre hombres y mujeres porque, apreció, «los hombres debemos tener también un papel activo para que esa lucha            avance». Así, y asegurando que «muchos hombres no nos sentimos interpelados cuando las mujeres feministas gritan contra los hombres machistas», dijo sentirse «ofendido cuando algunos pretenden confundir a la ciudadanía tratando de comparar el machismo y el feminismo como si fueran contrarios, cuando hablan del feminismo como si fuera un fascismo»
Porque «el feminismo no nos ataca, nos libera como sociedad, a las mujeres y a los hombres», de ahí que instase a «aquellos que se sientan atacados a reflexionar por qué la igualdad de las mujeres les asusta» porque apuntó no entender «qué daño les hace que la mitad de la población tenga los mismos derechos que ellos». Por ello, Mateo dijo no entender «quién se ofende cuando las mujeres feministas reclaman la aplicación de una ley de violencia contra la mujer en  un país en el que, con cifras oficiales, se han producido seis asesinatos por              violencia de género en apenas un mes». Porque, aseveró, « no somos maltratadores, no agredimos a las mujeres, y no se nos pasa por la cabeza forzar o acosar a otra persona a mantener relaciones sexuales que no le apetece tener».
Expresión de desigualdad. La violencia de género es la principal expresión de la desigualdad, de ahí que «el feminismo seguirá teniendo sentido mientras exista una mujer muerta por el mero hecho de ser mujer». En España han asesinado a casi mil en menos de 10 años, el 89,3 % de los delitos por homicidio son cometidos por hombres, el 96,45% de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual son cometidos por hombres, y el 91,25% de los delitos de abandono de familia los cometen los hombres. Eso sí, «algunos hombres».