Los bibliobuses volverán a los pueblos el 1 de julio

La Tribuna
-

El servicio de bibliobuses volverán a los pueblos de Castilla-La Mancha a partir del 1 de julio

La consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, visitó la Biblioteca Pública del Estado de Guadalajara.

El próximo miércoles, 1 de julio, volverá a retomarse en Castilla-La Mancha el servicio de bibliobuses, un servicio que cubre unas 340 localidades de la región, llega a 82.000 usuarios y que, tal y como indicó la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, es «importantísimo mantener en las zonas rurales» para acceder a la cultura.
En una visita a la Biblioteca Pública de Guadalajara, acompañada entre otros del delegado de la Junta, Eusebio Robles, la consejera recordó en declaraciones a los medios que en Castilla-La Mancha hay ocho bibliobuses, Guadalajara es la que más tiene, con tres, dos Toledo y Cuenca, uno Albacete y Ciudad Real no tiene.
En su comparecencia, la titular de Cultura anunció que ya está disponible el nuevo sistema para la solicitud telemática de la tarjeta de usuario de la Red de Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha, una medida que se había implantado durante la pandemia de manera temporal y que llegará a la red de las 450 bibliotecas de Castilla-La Mancha.


UN 200% MÁS DE DESCARGAS Y RESERVAS DE LIBROS. De otro lado, durante la pandemia se ha incrementado un 200 por cien las descargas y reservas de libros vía online, llegando hasta los 43.000 usuarios, un dato que aportó posteriormente a Europa Press la Consejería, desde donde apuntaron que este incremento tan importante se debe, entre otras razones, a que antes apenas se utilizaba.
Así, la consejera precisó que durante el estado de alarma han detectado «una gran actividad» en el uso de la vía online para acceder a los libros, de ahí que un servicio que empezó como un proyecto provisional, con la finalidad de cubrir el momento del confinamiento, se vaya a implantar ahora con carácter general.
«La respuesta ha sido óptima que creemos que es un servicio que no colapsa el presencial sino que complementa», especialmente en las zonas rurales, subrayó.
En este sentido, reconoció que la pandemia ha enseñado un nuevo modelo desde el punto de vista cultural que habla de la necesidad de que los medios tecnológicos «también se sitúen al servicio de la cultura», de ahí la intención de seguir trabajando en esta línea de acción junto a la presencial, es decir, una fórmula mixta.