«La iniciativa privada, clave contra la despoblación rural»

javier d. bazaga / toledo
-

El director de Segmento Agrario de Banco Sabadell, José Antonio Morante, señala que «en el mundo rural la iniciativa privada evita que la gente se vayaa vivir a las grandes ciudades»

La iniciativa privada, clave contra la despoblación rural - Foto: Á“scar Navarro

¿Por qué decide Sabadell abrir una línea de negocio agrario, cuál es el objetivo?
Nosotros ya trabajábamos con el mundo rural, pero de un modo generalista. En el 2014, Banco Sabadell creaba Sabadell Negocio Agrario para atender de manera más especializada y próxima las necesidades globales de los profesionales del campo, tanto clientes como potenciales. Teníamos que acercarnos más y mejor a este entorno.
La integración de diversas entidades en los últimos años fue savia nueva. Su enfoque del sector nos hizo ver que los clientes del ámbito agrícola, ganadero y pesquero tienen unas singularidades financieras propias y bien identificadas. Estos profesionales aportaron un ‘know how’ de gran valor que, combinado con la experiencia histórica de Banco Sabadell en el mundo empresarial, propició la creación de Sabadell Negocio Agrario.
¿Cuáles son los principales servicios que ofrece al sector?
En la actualidad dispone de 449 oficinas especializadas y de un equipo de más de 700 gestores dedicados ‘ex profeso’ a la actividad agropecuaria y pesquera. Ahora la entidad ofrece más de una treintena de soluciones a sus clientes.
Entre las soluciones para el corto plazo tenemos líneas de crédito para campañas agrarias, anticipo de la PAC o financiación de las primas de agroseguro. Para el largo plazo contamos con el Préstamos Plantaciones -un producto con una amplia carencia para realizar inversiones en plantaciones de cultivos leñosos como la vid, olivos, almendros, árboles frutales-, el ‘leasing’ ganadero para financiar la compra de vacas nodrizas y el ‘leasing’ flexiagro para la compra de plantaciones, o la financiación para la adquisición de tractores, maquinaria o invernaderos entre otros productos. Hablamos el mismo idioma que ganaderos y agricultores. Disponemos de más de 700 gestores especializados.
La adaptación de los procesos a la nueva normativa europea o a la agricultura ecológica es una de las tendencias que está experimentando el campo. También la adaptación tecnológica. ¿Cómo pueden ayudar a los interesados?
En Banco Sabadell apostamos firmemente en la transformación ecológica y sostenible del sector primario. Además, ofrecemos soluciones de financiación y servicios diseñados para adquirir, modernizar o ampliar explotaciones agrícolas o ganaderas, maquinaria, instalaciones, tecnología; en definitiva, cualquier inversión necesaria para dar una respuesta que se adapte a las exigencias de los consumidores.
Acompañar al experto Agro es nuestro compromiso, y la mejor forma es hacerlo innovando. Ahora, para tener toda la actualidad del sector al alcance de su mano, hemos desarrollado la nueva APP Banco Sabadell Agro para clientes y no clientes del sector agrario, ganadero, forestal y pesquero.
La sostenibilidad en la producción y la igualdad en el campo con una cada vez mayor incorporación de la mujer son otros de los retos del sector. ¿Qué puede aportar Sabadell en este ámbito?
Nunca ha existido en nuestra entidad ningún impedimento para facilitar riesgo crediticio por el género del solicitante. Nunca. Animamos a todo/a profesional, emprendedor/a, empresa…a que innove, modernice y se forme para conseguir ser mejor profesional, siendo así, Banco Sabadell estará dónde ellas estén.
La incorporación de los jóvenes a las explotaciones para garantizar su continuidad es otro de los desafíos. ¿Cómo puede facilitar un banco su acceso?
Ayudamos a los jóvenes agricultores en la financiación de sus primeros proyectos, confinado en sus ganas de hacer y facilitándoles el crédito a más largo plazo para que puedan sacar adelante sus ideas. Los jóvenes agricultores y ganaderos con ideas y proyectos interesantes son los agricultores y ganaderos del futuro y Banco Sabadell quiere estar con ellos en todo el ciclo de vida de sus explotaciones.
¿Cuáles son las necesidades que detectan en regiones eminentemente agrarias como Castilla-La Mancha?
Las principales necesidades en el sector Agrario actual de Castilla La Mancha son la financiación de proyectos de Cooperativas y Pymes, muchos de ellos con subvenciones que requieren anticipar con préstamos a largo plazo, respuesta ágil. También requieren ‘leasing’ y ‘renting’ para maquinaria de modernización.
Por ejemplo, una necesidad en el sector oleico es financiar circulante a Almazaras que en esta última campaña no han podido todavía liquidar a sus socios porque no han podido vender aceite y los precios son muy baratos.
En Castilla-La Mancha uno de los principales problemas que tiene el campo es el acceso al agua. ¿Tienen alguna iniciativa al respecto?
Se está luchando en Castilla-La Mancha por una gestión correcta del agua. Desde las Confederaciones tratan de utilizar ahora el agua subterránea para solucionar la sequía y el riego. Además, se lucha porque el agua no vaya en grandes cantidades a otras regiones. Por último, se lucha porque no haya pozos ilegales. En Banco Sabadell hemos firmado un convenio con Bombeatec para financiar proyectos de gestión sostenible de sistemas de bombeo para aguas de regadío.
¿La dispersión geográfica o la despoblación de algunas zonas suponen una dificultad para desarrollar su labor?
En Castilla-La Mancha hay un gran problema de despoblamiento en zonas rurales. La iniciativa privada, a través de organismos como los Grupos de Desarrollo Rural, crean proyectos para atraer a la gente joven, crear empleo y, en definitiva, evitar que la gente se vaya a vivir a las grandes ciudades.

¿Ven en el cooperativismo una solución a esa dispersión y atomización también empresarial?
Recientemente, en 2017, se creó la Ley de Cooperativa Rural que dota a las SAT y a Cooperativas de herramientas útiles para desarrollar planes y proyectos asistenciales, turísticos, sociales; así, se están haciendo residencias de ancianos, centros de mayores para crear más empleo en zonas rurales, siempre con el apoyo del profesional del campo. Creo que es una más que excelente idea.