¿Hay que reconfigurar la plantilla del Sescam?

Luis J. Gómez
-
Condenan al Sescam por no informar previamente de riesgos de una intervención. - Foto: Tomás Fernández de Moya

En su informe de fiscalización de 2016, el Tribunal de Cuentas ve llamativo que en un año hicieran 63.550 contratos para cubrir necesidades de carácter temporal y que en la plantilla orgánica haya 996 vacantes

Algo pasa en el Sescam. O algo pasaba en su gestión de personal en 2016, lo que hizo que el Tribunal de Cuentas le dedicase unas cuantas páginas de la auditoría que hace cada año a la Junta de Castilla-La Mancha. Le llamó la atención sobre todo el volumen de contrataciones temporales que se hicieron todo el año, pasando de las 63.000. Aunque el informe recalca que se cumplió la normativa, el Tribunal de Cuentas cree que «es un indicador que aconsejaría revisar el adecuado tamaño y configuración de las plantillas».
En concreto fueron 63.550 contratos para cubrir necesidades de carácter temporal. En número de trabajadores, estos contratos temporales los habrían ocupado 10.767 profesionales. El informe indica que al menos hay 39 a los que se le has nombrado más de dos veces para la prestación de los mismos servicios en menos de dos años. El Tribunal de Cuentas indica que eso obligaría a estudiar la creación de una plaza estructural en la plantilla del Servicio de Salud regional.
Pero a la vez el informe del Tribunal de Cuentas destaca que hay 996 vacantes sin ocupar en el Sescam. Recalca que la plantilla orgánica es de 25.692 efectivos, pero el número de puestos cubiertos se quedaba en 24.696 a cierre de 2016. Será interesante ver cómo evoluciona esta revisión del personal del Sescam en las auditorías de los siguientes años 2017 y 2018, sobre todo en relación a las políticas iniciadas por parte de la Junta para reducir las contrataciones temporales de corta duración en el ámbito sanitario y también por el efecto de las oposiciones que se celebraron el año pasado.
78.658 trabajadores en el sector público. La auditoría de 2016 es la primera que hace el Tribunal de Cuentas de un ejercicio gobernado de principio a fin por el Ejecutivo de García-Page (en 2015 la mitad del año estuvo Cospedal en el Gobierno). En el apartado de personal se aprecia un incremento de personal de un año para otro. El sector público creció en más de 1.100 trabajadores hasta alcanzar la cifra total de 78.658 efectivos.
Los mayores incrementos se dan dentro de los trabajadores de la Junta, con 565 más en 2016 respecto a 2015. Sumaron así 43.921 y aquí entran, por ejemplo, todos los empleados de las consejerías o el personal docente de los colegios e institutos. Apenas creció el número de efectivos de los organismos con contabilidad pública, donde el grueso se lo lleva el Sescam, pero que también incluye el IPEX, el Iriaf, la Agencia del Agua o el Instituto de la Mujer. Sus 28.392 trabajadores solo son seis más que un año anterior.
En el ámbito de empresas y entes públicos, pero con contabilidad privada (Geacam, Gicaman, Radio Televisión Castilla-La Mancha, etc), el número de efectivos creció en 447 empleados hasta los 2.529. Solo hubo reducción de plantilla en las fundaciones, que bajaron en dos empleados hasta los 346. Y la Universidad creció en 70 hasta sumar 3.470.
Estos incrementos de plantilla se notan también en los presupuestos para personal. El de la Junta supuso 1.573 millones de euros en 2016, seis millones más que en 2015. El incremento fue más notable en los organismos con contabilidad pública, donde está el Sescam, pues se dotó de 25 millones de euros más hasta llegar a los 1.331. El gasto en personal de las empresas públicas creció en diez millones y superó así los 78 en 2016. La Universidad creció en seis hasta los 148 millones y el presupuesto en personal de las fundaciones quedó en once millones, sin muchos cambios respecto al año precedente.