'La propuesta española', Financial Times y Roberto Polo

F. Rodríguez
-

El diario Financial Times analiza por qué hay tantos coleccionistas de arte que abren museos en España y citan como ejemplo a Roberto Polo. El prestigioso diario británico descarta que el «incentivo» para instalarse en nuestro país sea el económico

'La propuesta española', Financial Times y Roberto Polo

«¿Por qué hay tantos coleccionistas de arte que abren museos en España?». Esta es la pregunta que se ha formulado el prestigioso diario londinense Financial Times, que en su edición del pasado viernes 21 de junio publicaba un artículo titulado ‘The Spanish proposition’ (La propuesta española) en el que analizaba las posibles causas de ese éxodo cultural y que se encargaba de ilustrar, encabezando el artículo, con una fotografía de la Colección Roberto Polo instalada en el antiguo Convento de Santa Fe.
Obras de Pierre-Louis Flouquet y la sensacional escultura de Oskar Schlemmer ‘Groteske’, que se puede contemplar en una de las salas del museo toledano, han servido al periódico británico, especializado en noticias internacionales de negocios y economía, para poner cara a la oleada de coleccionistas privados que han decidido asentarse en España en los últimos años por encima de otros muchos países.
El periodista Paul Richardson, autor del texto, se encarga de desgranar que los coleccionistas extranjeros llegan a España a montar sedes permanentes atraídos por «la estabilidad económica y por un escenario cultural dinámico».
'La propuesta española', Financial Times y Roberto Polo'La propuesta española', Financial Times y Roberto Polo - Foto: Yolanda LanchaJunto a Roberto Polo se menciona a María Cristina Masaveu Peterson, que abrirá en otoño en el centro de Madrid, una exposición permanente con cuadros del Greco, Zurbarán, Murillo, Rafael, Tintorreto o Goya; o los museos ya asentados de Francisco Daurella (Madrid y Barcelona), Antonio Vila Casas (Barcelona), Carmen Thyssen (Málaga) y Helga de Alvear (Cáceres).
Aunque el fenómeno no parece limitarse a nuestro país, el artículo destaca que «sin duda España está experimentado un notable incremento de museos privados».
¿Los motivos? Pues, según Financial Times, primero se tiene que producir el fenómeno de que la colección privada se haga pública. Esto llega cuando «rebasa la esfera personal e íntima». Luego, una vez dado ese primer paso, hay que buscar el lugar donde la muestra tenga «mayor visibilidad». Posteriormente llega el tema económico, aunque la conclusión del Financial Times es que «el incentivo no parece ser el económico. La ley fiscal española ofrece deducciones de hasta el 30 por ciento del valor de la donación, pero con un límite del 10 por ciento de base imponible. El beneficio que puede obtener un aspirante a donante es, por tanto, insignificante».
Por ello, el diario británico se decanta por otros factores como «lazos lingüísticos y culturales», la «estabilidad económica de España» (aunque eso sea muy relativo) o su posición como «puente a Europa» y el «dinamismo de su sector cultural».
Con todo, al Financial Times solo le ha faltado preguntar al propio Roberto Polo si todos estos motivos cuadran con su caso. El coleccionista de origen cubano ya manifestó algunos de estos puntos en la presentación del proyecto, como la acogida que tuvo por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha, la cercanía con Madrid y el eje Reina Sofía- Thyssen, o el potencial turístico y la belleza de una ciudad como Toledo. Esos son, qué duda cabe, algunos de los elementos que otorgaron el éxito a ‘la propuesta toledana’.