El Mora FSF apuesta por la continuidad

J. M. Loeches
-

Javi Gómez y el 90 por ciento de las jugadoras continuarán una campaña más en Segunda División con la idea de afianzar el proyecto

El Mora FSF apuesta por la continuidad

El Mora Fútbol Sala Femenino quiere afianzar el proyecto que inició la temporada pasada y, por eso, va a apostar por la continuidad de cara a la próxima. La primera acción, por tanto, ha sido renovar al entrenador, Javi Gómez, que iniciará su segundo curso al frente del cuadro moracho con el objetivo de consolidar el trabajo iniciado en el verano de 2019. Por lo demás, todo hace indicar que va a continuar el grueso de la plantilla, en torno a un 90 por ciento de las jugadoras.
Así lo confirma el propio entrenador, muy contento de mantenerse en el banquillo porque «tenía una espinita clavada de, ya que cuando estábamos mejor, se cortó la liga». Gómez recuerda que quedaban 24 puntos por jugarse y que, por las sensaciones, la escuadra toledana podía haber terminado perfectamente entre los seis primeros de la clasificación. «Después de los primeros minutos de cocción, estábamos cogiendo ese puntito», añade.
El preparador insiste en que los proyectos deben hacerse «a medio y largo plazo», por eso «es clave la continuidad de las jugadoras y del cuerpo técnico». Desde su punto de vista, «arrancar algo lleva su tiempo y luego hay que darle forma e irlo modelando».
Es lo que se espera para una temporada 2020/21 que se espera complicada por varios motivos. Se prevén más dificultades para conseguir apoyos de empresas y de las instituciones y, además, que no haya descensos hará que se incremente el número de equipos por grupo. Está por ver cuál es la decisión que toma la Real Federación Española de Fútbol en cuanto a la estructuración porque también hay en el ambiente cierto pesimismo por la disolución de algunos equipos.
En cualquier caso, el Mora FSF no va a buscar otra meta que la de mantenerse en la categoría, aunque descartar otras cotas. Para Javi Gómez, lo importante es «afianzar el estilo de juego» porque eso es lo que va a permitir que lleguen los buenos resultados.
Se queda con que ya en la temporada que acaba de terminar, «nadie nos ha pasado por encima y hemos competido contra todos; quería que vendieran la piel cara y los rivales acababan diciendo que venir a Mora era una pesadilla», explica.
En cuanto a las jugadoras, la mayoría ya ha dado su palabra para continuar en el pabellón de Las Delicias. Solo hay un pequeño grupo que prefiere esperar para ver si es posible compatibilizar los entrenamientos y los partidos con los estudios o los trabajos.