Villa: «Perdonar significa darte una oportunidad de vivir»

J. Monroy
-
«Perdonar significa darte una oportunidad de vivir» - Foto: Yolanda Redondo

Santiago el Mayor le entrega su Cruz de Santiago a los Valores Humanos a Irene Villa, que muestra a los alumnos la importancia de los valores, el amor, la constancia y el perdón

La fiesta de fin de curso del colegio de Santiago el Mayor ha tenido varios protagonistas. Primero estaban los alumnos que se graduaban, de cuarto de la ESO, que dejaban el centro después de tantos años. Pero sin duda la que reunió la mayoría de las miradas fue Irene Villa, que recibía el premio Cruz de Santiago El Mayor 2019 a los Valores Humanos. Desde el escenario, se dirigió a los jóvenes presentes para incitarles a la autosuperación y al perdón.
«¿Vas a vivir toda la vida sufriendo por lo que te han hecho no perdonando a esa persona? Al final el único que sufre es el que no perdona, el que mantiene resentimiento, ira y rencor en su corazón», apuntó la joven víctima de ETA, que hace 27 años perdía las dos piernas y tres dedos de la mano en un atentado. Ella no quiso dar a los terroristas el gusto de quitarle además las ganas de vivir odiando. Porque «el odio te quita las ganas de vivir, perdonar significa darte una oportunidad de vivir una vida mucho más plena, mucho más intensa, mucho más feliz; significa romper con ese pasado que ha sido doloroso y que no va a seguir estropeándote el futuro», apuntó convencida de que «es verdad que el perdón no cambia el pasado, pero mejora infinitamente el presente y el futuro».
Irene Villa se mostró contenta de estar en un colegio, convencida de que lo que aprendió en el suyo, de Aluche, es lo que le ha marcado la vida. Se acordó de las herramientas que le dieron, como son los valores humanos. «Con eso ya, unos puede caminar por el mundo completamente armado, seguro y feliz», apuntaba, convencida de que lo importante no es lo material o lo que uno quiera comprar. «Pues no, lo importante es lo que uno se forja en su interior, lo importante es ser, no tener», explicó a los alumnos.
Además de eso, en la vida solo hace falta amor, de ahí la importancia de la familia y los profesores que lo transmitan. También se acordó Irene Villa de otros valores muy importantes para ser feliz, como la generosidad, el esfuerzo y la constancia, «porque cuando uno no tiene piernas, o eres muy disciplinado o no consigues caminar y tener una vida plena».
Y ojo, que el miedo es lo que impide que llegue el amor. Y siempre hay retos y desafíos que conseguir.
Valor humano. El premio Cruz de Santiago el Mayor a los Valores Humanos tiene como objetivo reconocer y distinguir a aquella persona o entidad que se haya destacado de modo significativo con una acción o aportación social de evidente concordia, armonía, empatía, honestidad, solidaridad, generosidad y unión social, valores defendidos y potenciados a juicio del jurado por Irene Villa.
Porque después del atentado sufrido con doce años, Irene Villa es periodista, escritora, y psicóloga, además de esquiadora paraolímpica. Hasta 2007 fue delegada en Madrid de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Desde entonces, valoró el jurado, «se ha convertido en un ejemplo de superación y perdón abogando siempre por la necesidad de perdonar para poder superar la adversidad y ser plenamente feliz». A lo largo de su vida ha escrito numerosos libros, como Saber que se puede y ‘SOS Víctimas del terrorismo’, y ha sido galardonada con multitud de premios y reconocimientos.
El director del centro, Jesús Gómez-Gordo, destacó de Irene Villa su «capacidad para transmitir el perdón, esas palabras que van siempre llenas de paz y de serenidad», así como «su entrega generosa y desinteresada a muchos y en muchos momentos».
La de este año será la III edición del premio Cruz de Santiago el Mayor a los Valores Humanos. En  2017, el colegio premió al escritor y periodista Luis del Val, por un artículo titulado ‘La casualidad vestida de tragedia’; y en 2018 concedió el galardón a la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, por su encomiable labor de ayuda a los cristianos perseguidos.