Perdonados 52.000 euros a la concesionaria de la Alhóndiga

M.G
-

El portavoz del Ayuntamiento, José Pablo Sabrido, asegura que la empresa no tendrá que abonar el canon al Ayuntamiento de 2017 como compensación a pesar de que los tribunales no veían la indemnización

El Ayuntamiento de Toledo está a punto de recibir la Alhóndiga, el edificio sobre el que se mantenía una concesión hasta 2022 que quedará resuelta gracias al reciente acuerdo alcanzado entre el equipo de Gobierno y la empresa ‘Estacionamientos e Industrias y Turísticas’ (Eitu.SL) tras años de conflictos entre ambas partes y disputas en los tribunales. La Junta de Gobierno Local acaba de aprobar esta semana la resolución del contrato, que incluye también una pequeña compensación tras la solicitud de indemnización por parte de la concesionaria.
En este caso, Sabrido recuerda que el Tribunal Superior de Justicia acordó que no había por qué indemnizar a la empresa concesionaria de la Alhóndiga, pero ambas partes han logrado un acuerdo para resolver el contrato antes de tiempo, ya que caducaba en 2022, y la administración municipal perdona el canon de 2017, valorado en unos 52.000 euros anuales, como fórmula de compensación.
De esta manera, ambas partes salen ganando, según ha dado a entender el portavoz municipal, porque el Ayuntamiento recupera el edificio y a la concesionaria, que mantenía el contrato desde 1972, «le viene bien desprenderse» de esta relación contractual que considera perjudicial para sus intereses por la ausencia de actividad en el edificio desde el año 2006, cuando se desalojaron las instalaciones tras la caída de una roca de grandes dimensiones durante la construcción del Palacio de Congresos. A partir de ahí comenzaron las disputas y el pronunciamiento de los tribunales a pesar de que se firmó un convenio y el Ayuntamiento ha compensado a la empresa con más de 1,5 millones de euros en estos años.
Una vez que se resuelva el contrato, fruto del acuerdo que se alcanzó el pasado verano, y se realice la entrega de llaves al Ayuntamiento, el equipo de Gobierno tendrá que decidir si le da uso o no a este edificio municipal. Sabrido ha avanzado «distintos proyectos, pero no hay una preferencia por unos o por otros», pero no detalló ninguno de ellos. Únicamente ha apuntado que existe la posibilidad de volver a rescatar la fórmula de la cesión porque hay empresas interesadas, pero también se puede optar por la viabilidad de «algún proyecto público».
En cualquier caso, todavía es pronto para pronunciarse sobre el futuro de este edificio tan bien ubicado en el Casco. Respecto a la posibilidad de que pueda acoger el cuartel de la Policía Local o el centro de salud, tal y como se habló hace años, el portavoz ha guardado silencio, aunque ha apuntado: No niego ningún proyecto ni afirmo ninguno».