Toledo recupera población en 2017 tras cinco años perdiendo

Á. de la Paz
-
Toledo ciudad cerró 2017 con 84.282 habitantes, la cifra más alta de la serie histórica. - Foto: Yolanda Redondo

La cifra de censados crece hasta las 687.391 personas. Se trata del primer aumento en el número de residentes en la provincia desde el año 2012. Aumentan Talavera y La Sagra

La población de Toledo asciende el 1 de enero de 2018 a 687.391 personas. Las cifras oficiales de población ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman el primer incremento en el número de habitantes desde 2012. A partir de aquel año, cuando la provincia alcanzó su cota más elevada de censados llegando hasta los 711.228, Toledo fue perdiendo población hasta que en 2017 detuvo la tendencia bajista. A lo largo de los doce meses del último año del que hay datos oficiales que acaban de publicarse en el BOE, un total de 550 nuevos habitantes se incorporaron a los padrones municipales toledanos. La cifra de habitantes muestra una brecha favorable a los  hombres: hay 345.532 varones y 341.859 mujeres.

Las estadísticas ofrecidas por el INE confirman las dificultades de la provincia para la atracción de población y respecto al remplazo generacional. La disminución en el número de habitantes se explica por estas dos razones y por la marcha tanto de jóvenes como de inmigrantes de Toledo. Entre 2012 y 2017, un lustro marcado por los estragos de la crisis económica en el mercado laboral y la consiguiente perdida de oportunidades para el desarrollo personal, el número de habitantes se redujo en más de 24.000 personas. El aumento poblacional del año pasado surge en un contexto de estabilización del empleo.

Los datos desagregados en función del tamaño del municipio evidencian el importante peso rural que mantiene el territorio provincial. Toledo se articula alrededor de pueblos de pequeño tamaño, localidades que fijan a una parte importante, aunque menguante, de su población. La mayor parte de los censados en esta demarcación residen en localidades que cuentan con entre 2.000 y 5.000 habitantes. Estas poblaciones acumulan 192.693 residentes.

Toledo y Talavera, los dos núcleos que rebasan en la geografía provincial los 50.000 empadronados, suman 167.291 personas entre ambos. La pareja de grandes ciudades ribereñas rozaban los 173.000 habitantes en 2012, aunque la crisis ha ido mermando su padrón, una pérdida especialmente sensible en el caso de la ciudad de la cerámica. La capital regional superó en 2017 a Talavera en el número de residentes. La tradicional segunda ciudad de la región y primera de la provincia perdió su posición privilegiada azotada por una severa crisis económica y laboral cuyos efectos parecen no remitir en su área de influencia.

Illescas y Seseña, por su parte, acumulan en el inicio del presente año 52.319 habitantes. Las dos ciudades emergentes de La Sagra han ido aumentando sus padrones municipales en los últimos años, aprovechando su cercanía con Madrid, la importante oferta laboral de una zona en expansión y el stock de vivienda disponible a un precio más bajo que al otro lado de la frontera autonómica.

TOLEDO CAPITAL. Toledo cerró 2017 con 84.282 habitantes, la cifra más alta de la serie histórica. La capital regional sumó 541 nuevos pobladores el año pasado, casi el mismo número del total de la provincia. El eje que forman Toledo y La Sagra, un corredor que une a la provincia con el área metropolitana de Madrid, se convierte así en el motor dinamizador de la población toledana. Mientras que las zonas oeste y sur pierden moradores, el entorno de la autovía A-42 sigue sumando censados.

El aumento en el número de empadronados en la ciudad de Toledo reafirma su interés como punto central de la vida de la provincia y polo de atracción por su desarrollo universitario, turístico y administrativo. En la capital, además, se invierte la tendencia masculinazante que rige la provincia: aquí hay 44.040 mujeres por 40.242 hombres.

Toledo se mantiene así como la tercera ciudad más poblada de la región, tras Albacete (173.050 habitantes) y Guadalajara (84.910). La capital alcarreña se erigió en 2016 como la segunda con mayor censo de Castilla-La Mancha y mantuvo esa posición en 2017. Talavera de la Reina (83.009) es la cuarta localidad con más empadronados.

La más que probable crecida poblacional de Toledo en los próximos años topa con la propia realidad urbanística de la ciudad. La capital, sin un Plan de Ordenación Municipal reciente (está en vigor el de 1986), no dispone apenas de suelo para el desarrollo de vivienda nueva. La rehabilitación de viviendas -en zonas como el Casco histórico-, y la compraventa de inmuebles de segunda mano se intuyen como alternativas para la llegada de nuevos habitantes en el futuro más inmediato.