La subida del diésel encarecerá cinco euros el depósito

Á. de la Paz
-
La subida del diésel encarecerá cinco euros el depósito - Foto: Rueda Villaverde

La disolución del tramo autonómico del Impuesto de Hidrocarburos en un tipo único estatal, en vigor desde el pasado 1 de enero, no afectará al precio que los conductores de Castilla-La Mancha pagan por el combustible de sus vehículos

La subida del Impuesto sobre Hidrocarburos no tendrá impacto en el precio de los carburantes que se dispensan en las gasolineras de Castilla-La Mancha. La medida, que entró en vigor el 1 de enero, eliminará los diferentes precios que el consumidor abona en cada comunidad autónoma y posibilitará adecuar los diferentes tipos impositivos regionales a un tipo único estatal. La integración del tipo autonómico dentro del tipo estatal equipara el coste de los combustibles en todo el país y evita las llamativas diferencias entre territorios existentes en los últimos años.

La nueva disposición fue aprobada dentro de los Presupuestos Generales del Estado de 2018, los últimos elaborados por el Gobierno presidido por Mariano Rajoy y prorrogados automáticamente con el inicio del nuevo año. La remodelación de este impuesto no afecta a Castilla-La Mancha dado que la región que articula la meseta sur era una de las ocho comunidades autónomas, junto a Andalucía, Asturias, Baleares, Cataluña, Galicia, Murcia y Comunidad Valenciana, que aplicaban el tipo máximo del tramo autonómico. Este carga suponía 4,8 céntimos por litro al bolsillo del consumidor.

El alza impositiva afectará a nueve comunidades. Así País Vasco, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y Navarra, demarcaciones en las que su administración autonómica no cobraba por el consumo de hidrocarburos, además de Madrid, Aragón, Extremadura y Asturias, en las que lo hacían pero sin alcanzar el máximo previsto, verán incrementado el coste de sus hidrocarburos. La equiparación en toda la geografía española evitará el efecto frontera en los repostajes.

Tras la anulación en 2013 del conocido como céntimo sanitario por las autoridades comunitarias, -el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró ilegal el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos-, el Estado modificó este impuesto especial y lo dividió en un tipo general, un tipo especial (el Estado cede la recaudación de ambos a las comunidades), un tramo autonómico recién derogado y la suma del IVA en el tipo máximo del 21%. La nueva remodelación disuelve el tramo autonómico dentro del tipo general. Los 4,8 céntimos regionales se suman a los 2,4 céntimos que requería el Estado.

La subida más cuantiosa en el precio de los carburantes por la vía de los impuestos llegará, presumiblemente, en los próximos meses. El Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez pretende aprobar una subida en el precio de las cargas del diésel que iguale el coste final de este carburante con el de la gasolina. Esta propuesta, enmarcada dentro de un plan para la progresiva eliminación de la circulación de este tipo de vehículos en España, más contaminantes y perjudiciales para el medio ambiente, equilibrará el desembolso del consumidor por ambos combustibles.

El precio del diésel se incrementará alrededor de 9,3 céntimos por litro en Castilla-La Mancha cuando se apruebe la nueva tasa. De esta manera, el desembolso del consumidor para llenar el depósito de un turismo diésel, cuyo importe medio se sitúa hoy en los 55 euros, tendrá un coste de cinco euros más una vez se apruebe la nueva carga.

Más de la mitad del precio que los conductores pagan por el combustible de sus vehículos en los surtidores españoles corresponden a impuestos. Tanto la modificación que acaba de entrar en vigor y que afecta a una parte importante del territorio (no a Castilla-La Mancha), como la que lo hará en los próximos meses y repercutirá en el coste del diésel  en todo el territorio nacional supondrán más recaudación para las arcas públicas.