No apta el agua de la red general de 4 pueblos de La Jara

J.M.
-
Ayuntamiento de Sevilleja de la Jara.

Los ayuntamientos someten a tratamiento el suministro por manganeso y hierro, pero calculan que hasta dentro de dos semanas no tendrán el visto bueno

Los vecinos de las localidades jareñas de Sevilleja de la Jara y su pedanía de Gargantilla, El Campillo de la Jara y Aldeanueva de San Bartolomé (Aldeanovita) llevan más de un mes y medio sin agua potable en los domicilios y se prorrogará esta situación anómala. La Junta de Comunidades ha comunicado que la muestra recogida el pasado 11 de junio no es apta para el consumo humano, por lo que los consistorios indican que no se consuma hasta tener un resultado positivo, que se retrasará unas dos semanas.
«Es un contratiempo. Venía con turbidez», comentó a este diario el alcalde de Sevilleja de la Jara, Faustino Ollero, quien resaltó que han sometido ya el suministro a tratamiento por el exceso de manganeso y hierro. El resultado negativo de la Junta llegó el pasado día 18 y ya han tomado nuevas muestras del recurso procedente de la presa de San Vicente para otros análisis que garanticen la salubridad. No obstante, no ha afectado al inicio de la temporada de las piscinas en estos municipios.
Por ejemplo, el alcalde Aldeanovita, Ángel de Bodas, publicó el pasado día 18 un bando en el que detallaba que no era potable el agua de la red general. «Se informa a los vecinos que no se consuma dicho agua hasta que se informe por parte del Ayuntamiento de la potabilidad del agua», destaca el texto difundido.
Ollero subrayó que supone un coste extra para estas poblaciones este proceso de depuración. Además, los vecinos recurren en el caso de su localidad a los caños para la cocina y a agua embotellada para beber.
Estas cuatro poblaciones, que suman 1.500 empadronados, se abastecían desde el 3 de mayo del manantial de Riofrío y no consiguieron el visto bueno de la Junta de Comunidades antes de pasar de nuevo a la presa de San Vicente, de peor calidad. La falta de agua en Riofrío motivó el cambio a principios de junio a San Vicente; sólo La Nava de Ricomalillo, La Estrella, Buenasbodas y Fuentes, también pertenecientes a la mancomunidad, han podido continuar con el abastecimiento de Riofrío.
En este sentido, la presa de Riofrío se quedó al 30 por ciento de capacidad a principios del presente mes de junio y tuvieron que recurrir a San Vicente, que se encuentra ahora mismo al 90 por ciento.
El abastecimiento de San Vicente supone un gasto extraordinario de energía, con un desembolso aproximado de 5.000 euros al mes para estas cuatro poblaciones. El gasto del tratamiento se suma a esta cantidad, por lo que supone un gasto notable para estos pequeños municipios de la comarca de la Jara. Esta circunstancia ocurre en un año de sequía.
La mancomunidad de estos cuatro pueblos, gestionada por el alcalde de El Campillo de la Jara, Emilio Gamino, se encarga del servicio en alta, y desde allí, cada ayuntamiento asume la disposición en baja.