El homenaje al cine de Baltasar Magro sigue llenando salones

A.D.M.
-

Su novela Siete calles hacia la vida (Cuarto Centenario, 2018) fue nuevamente presentada en el Hotel-Boutique Adolfo, en el marco de las actividades del Festival del Cine y de la Palabra (CiBRA). El libro no ha perdido éxito

El homenaje al cine de Baltasar Magro sigue llenando salones - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El éxito de la última novela de Baltasar Magro, Siete calles hacia la vida (Cuarto Centenario, 2018), está lejos de agotarse. Tras obtener muy buenos resultados en las librerías y en la pasada edición de la Feria del Libro de Toledo, el homenaje cinematográfico del escritor y periodista al Toledo de los años sesenta y setenta cobró renovado éxito, de la mano del Festival del Cine y de la Palabra (CiBRA), en la última planta del Hotel-Boutique Adolfo.
Magro, acompañado por el concejal de Cultura, Teo García; por el escritor Antonio Illán y por el especialista en fotografía histórica de Toledo Eduardo Sánchez-Butragueño, recordó ante los asistentes la figura del Califa, «un gitano dandi, un señorito que controlaba el negocio de los soportales de Zocodover y que era muy respetado por los camareros y vecinos de la zona». Envuelto en una aureola de misterio, explicó el escritor y periodista, el Califa repartía el trabajo de los figurantes en las numerosas películas que en aquellos años se filmaban. Su lugar era la gran plaza toledana, «allí donde pasaban cosas en esta ciudad».
En ese espacio «cuyas mesas de terraza aún se desplegaban con mantel y ceniceros Cinzano», añadió el concejal de Cultura, Toledo «vivió, de la mano del cine, una etapa de glamour en una España que empezaba a desarrollarse».
Magro estuvo acompañado por varios miembros de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, que hace unos meses le concedió uno de sus premios. Sánchez Butragueño, uno de los académicos, destacó la presencia de cineastas y actores en la historia de la fotografía toledana y agradeció al empresario Adolfo Muñoz la recuperación, para la memoria de la ciudad, del edificio donde antes estuvo el Café Español.