"Me siento más británica que española"

Juana Samanes
-

Natural y humilde, le sigue causando sorpresa cuando la reconocen por la calle tras su paso por una serie tan emblemática como 'Juego de Tronos'

"Me siento más británica que española"

Cercana, muy simpática y mucho más guapa al natural que cuando aparece en pantalla, a la actriz Natalia Tena, nacida en Londres pero de padres españoles, el gran público la reconoce por su participación en la famosa serie Juego de Tronos, donde hacia el papel de la salvaje Osha, y por la saga de Harry Potter, donde interpretaba a Nymphora Tonks, la mujer del hombre lobo. Quien siga sus pasos profesionales puede disfrutar de su buen trabajo en la comedia romántica Te quiero, imbécil. Aquí da vida a una joven muy positiva.


¿Qué fue lo que más le agradó de interpretar a Raquel?

A mí encanta trabajar en comedias románticas, esta no es la primera, porque la energía en el set es muy positiva. Hay mucha diversión, sientes que puedes jugar más con tu personaje y las disfruto mucho.


En esta comedia, además, también se explota su faceta de músico, y le vemos tocar el instrumento que domina: el acordeón. ¿Estaba en el guion o se incorporó por su capacidad musical?

Realmente, la directora, Laura Mañá, cambió el guion para incorporar mi faceta musical. Ella me llamó y me dijo que yo tenía que ser Raquel. Me comentó que quería cambiar cosas y que le gustaría que tocara el acordeón descalza, que es como suelo hacerlo cuando no hace demasiado frío. 


Da la impresión de que ha tenido mucha complicidad con su pareja en la ficción, Quim Gutiérrez y, deduzco  que una relación fluida con Mañá.

Me lo he pasado muy bien con Quim, pero rodando me he dado cuenta que mi personaje de Raquel es muy parecido a la propia Laura, y tomé mucha inspiración de su forma de expresarse y de moverse.
En Te quiero, imbécil, se habla de cómo, en los tiempos actuales, muchas relaciones de pareja se buscan a través de redes sociales. ¿Usted, o personas de su entorno, lo han experimentado?
En mi caso no, porque llevo 12 años con mi pareja. Es cierto que en casos como Tinder algunas situaciones pueden llegar a ser peligrosas, sobre todo para las mujeres. Pero también es cierto que abren la puerta a otras personas muy diferentes a ti, con las que no te relacionarías si trabajas demasiado. Es posible que ayude a la gente, no lo tengo demasiado claro. 


Trabaja a caballo entre el Reino Unido y España y la pregunta es obvia. ¿Se siente más española, por el origen de sus padres, o británica, por su nacimiento y educación?

Yo siempre digo que me siento española de caderas para abajo pero, mentalmente, soy británica porque me crié y eduqué allí. Me resulta más fácil hablar, leer y explicarme en inglés que en castellano porque vivo en Londres.


Cambia continuamente de fisonomía en cada papel que interpreta. ¿Le gustan estas metamorfosis?

Me gusta mucho. Por ejemplo, en Te quiero, imbécil me dijeron que iban a teñir el pelo de rosa, y les dije: «Perfecto y adelante». 


No sé cómo lleva la popularidad y si le conocen más en Gran Bretaña o en España.

Tengo la suerte de que no soy demasiado conocida, pero es verdad que siempre me ha sucedido ha sido en España.


¿Qué recuerdos tiene de su trabajo en Juego de Tronos o Harry Potter?

Pasó hace tanto tiempo que no tengo demasiados recuerdos, solo los amigos que conocí en la serie y a los que veo en convenciones y encuentros. De Harry Potter hace demasiados años. No se me olvidará que para despedirme di,  junto con mi banda, Molotov Jukebox, un pequeño concierto.