La EMV ultima la rescisión del contrato a Ferrovial por la Casa de la Juventud

M.G./Toledo
-

La empresa, la Junta y la constructora no han encontrado otra salida tras meses de intensas negociaciones para terminar la construcción de un edificio que debería haberse inaugurado en otoño de 2011. Podría convocarse un nuevo concurso

La EMV ultima la rescisión del contrato a Ferrovial por la Casa de la Juventud

Los jóvenes no podrán disfrutar de su ‘casa’ en mucho tiempo porque la Junta aún no se ha pronunciado sobre su compromiso ni sobre el dinero que adeuda por la Casa de la Juventud, la constructora Ferrovial Agroman, que ejecutaba las obras, se ha cansado de la incertidumbre, y la Empresa Municipal de la Vivienda ha hecho todo lo posible por encauzar la situación. Sin embargo, no  ha podido evitar que otro de los proyectos importantes de la ciudad siga exhibiendo sus esqueletos de hormigión como otros afectados por la falta de dotación presupuestaria de la Junta.
Por tanto, la única salida posible dado el bloqueo y la paralización de las obras durante meses, puesto que en principio su reanudación estaba prevista en marzo, es la resolución del contrato con la constructora, que exigía al Gobierno regional suficientes garantías de pago de los 500.0000 euros que aún quedan por pagar. Y aunque en los últimos meses se han celebrado reuniones, se han demostrado intenciones y buenas palabras, a Ferrovial, que también salió escaldada de las obras de ejecución del Hospital Universitario, no le convence la situación y prefiere olvidarse de la Casa de la Juventud, un proyecto que debería haber concluido en otoño de 2011.
«Estamos resolviendo el contrato», explica el gerente de la EMV, Javier Ruedas. La liquidación está lista y la constructora saldrá del proyecto, pero ahora le toca a la Junta mover ficha si quiere terminar con la Casa de la Juventud, un proyecto que la empresa municipal desarrolla por encomienda de gestión del Ayuntamiento, cuyas obras llevan paradas demasiados meses. No se manejan posibles fechas para reanudar los trabajos, según apunta el gerente, porque el proyecto depende de la Junta, ya que el Ayuntamiento ha cumplido con su aportación y la EMVha tenido que adelantar más de 700.000 euros que adeuda la Junta por el Plan de Proveedores.
La Casa de la Juventud responde a una interesante iniciativa de los arquitectos Vicente Molina Moreno y Antonio Felipe Rello, que resultaron ganadores del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento en 2009. Sin embargo, las obras, que no parece que vayan a terminar pronto, dependen del compromiso de la Junta. En caso de estar dispuesta a financiar pronto el resto del coste de las obras, la EMV convocará un nuevo concurso para adjudicar la finalización de los trabajos, ejecutados en más de un 50%, a otra constructora interesada.
Sin embargo, ya se sabe que en cuestión de trámites es mejor no avanzar fechas porque la Junta tampoco se ha pronunciado todavía sobre el tema al margen de conversaciones informales.

los pagos. El interés que despertó en su momento la Casa de la Juventud ayudó a rebajar el presupuesto inicial, valorado en 1,8 millones de euros, de los cuales el Gobierno regional debía hacerse cargo del 80% de los costes. La EMV recibió 33 propuestas, pero finalmente adjudicó el contrato a Ferrovial Agroman gracias a su compromiso de levantar el edificio por 1,28 millones de euros, aunque las previsiones finales incrementaron algo más el coste, fijado en 1,5 millones.
A pesar de la satisfacción inicial, la constructora se ha ido desilusionando por la falta de pago de la Junta y ha intentado distintas fórmulas para reanudar las obras, pero considera que no hay suficientes garantías de pago y prefiere la rescisión del contrato. Cabe recordar que Ferrovial Agroman tampoco ha salido bien parada en la construcción del Hospital Universitario, obra compartida con Acciona y Contratas La Mancha, porque esta UTE tampoco terminará esta infraestructura sanitaria por decisión de la Junta.