En los pueblos #LasCallesSiguenVacías

Carmen Ansótegui
-

La Asociación Española Contra la Despoblación y la agencia La Despensa aprovechan para lanzar una campaña para denunciar que mientras las urbes recuperan poco a poco la actividad, en los pueblos #LasCallesSiguenVacías

En los pueblos #LasCallesSiguenVacías - Foto: Javier Pozo


Las instantáneas de ciudades enteras vacías durante esta pandemia han impactado a la ciudadanía. Son imágenes nunca antes vistas en grandes poblaciones pero es una estampa habitual en la España rural desde años atrás, ya que se estima que hasta 5.600 pueblos españoles están en riesgo de desaparecer.
La Asociación Española Contra la Despoblación y la agencia La Despensa lanzan una campaña para denunciar que mientras las urbes recuperan poco a poco la actividad en los pueblos #LasCallesSiguenVacías.Se trata de una iniciativa con la que animan a la gente a subir en redes sociales imágenes previas a la pandemia de municipios totalmente desolados para dar visibilidad al problema de despoblación.
«A todos nos ha dolido ver imágenes de las ciudades vacías y los negocios cerrados, sin embargo esa es una realidad habitual para el 54% del territorio del país, que está en riesgo de despoblación», declara Lídia Díaz, la presidenta de la AECD. Castilla-La Mancha, es junto con Castilla y León una de las comunidades más afectadas, probablemente porque en ambas se ha vivido y se vive de la agricultura, una actividad que resulta poco atractiva para la sociedad de hoy.
La campaña denuncia la situación de olvido de estas regiones y anima a habitar de nuevo los pueblos en un momento en el que la gente se está planteando nuevas alternativas de vida. De hecho, en la AECD ha notado un gran aumento de personas interesadas por la España deshabitada. Las llamadas y e-mails a la asociación durante este mes se han triplicado, así como las visitas a su página web. En estas consultas se demanda información principalmente sobre qué poblaciones ofrecen mejores condiciones para desarrollar su actividad empresarial.
Desde la AECD señalan que el teletrabajo puede ser una gran oportunidad para volver a repoblar los pueblos, pero es necesario que las administraciones se comprometan a agilizar las tramitaciones que permitan a estos municipios acceder a una conexión a internet de alta velocidad y estable. «Las grandes compañías no han invertido en estas zonas porque el gasto y el beneficio están descompensados». Una inversión que según indican desde esta asociación debería ser obligación de Ayuntamientos y Diputaciones.
IMPEDIMENTOS. Si bien Internet es un elemento fundamental para impulsar el crecimiento de los pueblos, desde la asociación han observado que, hay otros tres factores que frenan a la gente a la hora de trasladarse a zonas rurales. Estos son la educación, la sanidad y las infraestructuras. En el ámbito educativo las pegas están en que los pequeños no puedan acceder a actividades extraescolares o que no dispongan de transporte público para acudir a la escuela.
En el área sanitaria la gente considera que es importante estar cerca de un centro de salud y que se pueda acceder con facilita a los hospitales. Otro impedimento es el acceso a la vivienda, ya que una gran parte de estos pueblos se utilizan como segunda residencia y no hay oferta de viviendas en alquiler.
Para Lídia Díaz el problema está principalmente en la «falta de voluntad» de algunas administraciones por ofrecer mejores servicios en los pueblos. Asegura que hay provincias que sí están interesandas en solucionar el problema de la despoblación como Guadalajara, pero cree que no se está trabajando con el mismo énfasis en otros lugares. Por otra parte, pide que se impulse este movimiento de la población a zonas rurales con incentivos fiscales, algo que ya se estaba estudiando a nivel estatal y quedó paralizado por la crisis del COVID19.
#LasCallesSiguenVacías es una campaña colaborativa, ya que todos los municipios y personas que deseen unirse, puedan hacerlo fácilmente subiendo a sus redes sociales una fotografía de su pueblo vacío antes del confinamiento acompañada del hashtag #LasCallesSiguenVacías. Los primeros en participar han sido los fotógrafos documentalistas Manuel Prats, Ramón Bacas, José Luis RDS, Santiago López y Jesús López que han cedido desinteresadamente su trabajo para ilustrar esta situación.
El objetivo de esta acción es «reivindicar una España olvidada. Un problema que nos afecta a todos, y que debemos repoblar con sostenibilidad», declara la presidenta de la única asociación nacional que lucha contra este problema con la mayor de las esperanzas.