Los vecinos piden más tiendas y que se rehabiliten más casas

J.Monroy/Toledo
-

Iniciativa Ciudadana y La Cornisa coinciden en indicar que es patente que cada vez hay menos residentes en el Casco Histórico y cada vez existen más viviendas que están vacías

Ha sido Iniciativa Ciudadana la que ha dado la voz de alarma sobre el despoblamiento del Casco. Hilario Alarcón sacó a relucir los datos del Padrón Municipal de Habitantes y solicitó en Junta de Distrito la creación de un grupo de trabajo que evalúe las causas del descenso y busque soluciones. Su portavoz, Hilario Alarcón, apunta que «no sólo se ha detenido el leve incremento que se notaba poco a poco, sino que ha comenzado un descenso, que casi se duplica año tras año». Es una percepción compartida por la Asociación de Vecinos La Cornisa.
Para ambos colectivos, basta con darse un paseo por el Casco para detectar que hay menos vecinos y hay más viviendas vacías. Al final, apunta Alarcón, desde los años setenta hasta el momento, el barrio ha perdido cerca del cincuenta por ciento de su población. Y eso, advierte el portavoz vecinal al Ayuntamiento, no ocurre en el resto de barrios.
Alarcón se lamenta de la «vorágine» de muchos municipios de crear nuevos barrios y dejar que se vacíen los barrios históricos ya consolidados. No se trata, por tanto, de un problema únicamente de Toledo, sino que se repita una otra vez en ciudades históricas.

Soluciones. A falta del diagnóstico del grupo de trabajo propuesto, Iniciativa ya propone algunas soluciones para luchar contra el despoblamiento del Casco. Alarcón propone que se incentiven viviendas cómodas y modernas en el Casco. Propone la creación de casas para familias, no pequeños apartamentos, como los creados por el Consorcio, que a la postre atraen «turistas fijos discontinuos», como los que tienen apartamentos en la playa.
Desde La Cornisa, Fernando Vidal también reivindica un aumento de la rehabilitación de vivienda, para recuperar la tendencia positiva en la población del Casco de hace unos años. Con una población tan envejecida, cada fallecimiento se traduce en el cierre de un inmueble. De ahí que haya que atraer a más vecinos en casas bien dotadas. También lamenta que el Consorcio haya perdido recursos y que invierta en cuestiones distintas a la vivienda.
Iniciativa y La Cornisa apuestan por un incremento de las tiendas y comercios que den servicio a las necesidades cotidianas a los vecinos, y frenar la reconversión del comercio en tiendas turísticas. Porque a pesar de sus diez mil habitantes, cada vez que se abre un comercio en el Casco se orienta hacia el turismo, como ocurrirá con el mercado de San Agustín, que no ayudará a los vecinos a llenar el frigorífico. Para Vidal no es suficiente con la renovación de la concesión del mercado.
El portavoz de La Cornisa apunta por su parte las dificultades de estacionamiento para los vecinos. Pide un mayor control de las tarjetas de residentes. Porque las zonas reservadas están llenas de día y vacías por la noche, lo que delata que son muchos los que se empadronan en el Casco sólo para poder aparcar. Esto provoca problemas para el comercio o para la gestión de servicios. Hay algunos obreros que se niegan a trabajar en el Casco por la falta de aparcamiento.
Además, advierte Alarcón, el Ayuntamiento no ayuda negando que haya una huida de vecinos del Casco y promocionando sólo proyectos de hoteles.