El Consistorio analizará si los vecinos del Casco se trasladan a otros barrios

i. g villota | TOLEDO
-

El alcalde niega la existencia de un problema «grave» de despoblación en el centro histórico y afirma que Toledo ha perdido durante la crisis «bastantes menos habitantes» que la media nacional y regional

El Consistorio analizará si los vecinos del Casco se trasladan a otros barrios

igarciavillota@diariolatribuna.com

Seiscientos habitantes menos en cuatro años en el Casco. Los propios vecinos y la oposición pusieron la voz de alarma y consiguieron arrancar, en la Junta de Distrito del martes, un compromiso del equipo de Gobierno municipal para crear un grupo de trabajo y realizar propuestas para repoblar el barrio. Lejos de mostrarse preocupado por la pérdida de residentes, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, defendió ayer que la zona vive «un momento de tremendo éxito», aunque se mostró abierto a recibir propuestas y analizar en profundidad los motivos por los que ha bajado el censo. De hecho, el primer edil dijo que una de los ejes del estudio debe centrarse en determinar «si los vecinos asentados en el Casco, los de siempre, están trasladándose a otros barrios».
En cualquier caso, García-Page negó la existencia de un problema «grave» de despoblación, afirmando que Toledo ha perdido durante la crisis económica «bastantes menos habitantes» que la media nacional y regional. Para poner un ejemplo, apuntó que Castilla-La Mancha tenía en la ‘era pre-Cospedal’ más de 2,1 millones de habitantes, cuando en la actualidad no llega a los dos millones.
Así, defendió la estrategia emprendida por el equipo de Gobierno municipal en los últimos años para revitalizar el centro histórico, atraer vecinos y turistas y promover actividad económica. Dijo que se trata de un proyecto basado en cinco ejes fundamentales: la movilidad, los servicios, la agilidad urbanística, la renovación patrimonial y el impulso de la cultura.
Respecto al primer punto, destacó la ampliación de plazas de aparcamiento para residentes, así como la creación de parkings subterráneos y disuasorios. Y es que, la limitación de lugares donde ‘dejar’ el coche ha sido siempre uno de los problemas contra los que ha tenido que luchar el Casco.
Además, el primer edil defendió que los servicios funcionan «muy bien» en Toledo, especialmente el transporte (bus urbano, taxi...) y la limpieza.
Respecto al urbanismo, dijo que el Ayuntamiento tarda entre uno y cinco días en conceder licencias para abrir locales, algo «impensable» antes de mediados de 2007, lo que ha derivado en la «duplicación» de la superficie dedicada a la hostelería.
La iluminación artística nocturna y el incremento de licencias para rehabilitación de edificios han sido otras de las «claves» para dar vida al Casco, así como la acción cultural. No en vano, el socialista recordó que en los últimos años se ha instalado en el Alcázar el Museo del Ejército, hemos vivido la reapertura del Museo del Greco, tras cinco años cerrado, y también ha abierto sus puertas el Palacio de Congresos.
Además, el alcalde responsabilizó a la crisis y a los inmigrantes del descenso de población. Dijo que debido a las dificultades económicas, muchos extranjeros están retornando a su país y muchos españoles se están marchando también al extranjero para buscar una oportunidad.

el inicio del debate. El debate en el que entró ayer el alcalde se inició un día antes en la Junta de Distrito Norte. Fue Hilario Alarcón de Iniciativa Ciudadana quien presentó una propuesta para que el Ayuntamiento haga un plan de recuperación de la población del Casco.
Desde IU, Javier Mateo advirtió al equipo de Gobierno que el centro de la ciudad no se recupera presumiendo de él, sino trayendo nuevos vecinos, algo que también será bueno para el turismo. Mateo fue más allá de la propuesta de Inicitiva, y propuso la creación de un gran pacto por el Casco entre vecinos, políticos y empresarios.Un acuerdo al que se sumó el PP, representando por Rubén Lozano.