«Somos lo que sentimos, no lo que otros ven de nosotros»

I. G. Villota
-

Lucas reconoce avances en la concepción de la realidad trans, pero explica que la desinformación, las amenazas y las «palizas» son una realidad que siguen sufriendo. Está esperanzado por los jóvenes que «vienen pisando muy fuerte» en reivindicación

Lucas ha participado activamente en las propuestas de ‘Toledo entiende’ de estos días. - Foto: Yolanda Lancha

Lucas nació niña. Pero no es una mujer heterosexual. Tampoco es una mujer bollera, aunque se ha quedado con esa etiqueta. Quizá tiene mucho que ver con que no ha iniciado un proceso de cambio de sexo y tampoco está entre sus planes hacerlo. Es largo y difícil. La faloplastia no suele ser muy reclamada porque los resultados no son especialmente buenos. Tampoco tiene que justificarse. «Yo no voy a hacer algo porque otros quieran que lo haga. Parece que el cambio físico es lo que importa», comenta Lucas, quien reivindica que es una decisión de cada persona, con independencia de la presión social. 
«Somos lo que sentimos, no lo que otros ven de nosotros. La sociedad ve que si tienes tetas eres una mujer y si te gustan las mujeres eres lesbiana. No es eso», defiende, explicando que aún hoy hay muchas personas de su entorno que se siguen refiriendo a él en femenino. «No entiendo si es comodidad o qué, tampoco es una cuestión de perder amistades...», aunque «la mayoría me tratan como lo que soy y siento».
Sin embargo, suelen identificarle como un hombre las personas desconocidas, algo que también le pasa con los niños, quienes si tienen dudas preguntan con naturalidad, algo que no ocurre con los adultos, siempre con más tabús. 
Lucas nació en un pueblo de Los Montes de Toledo.  Después se vino a la ciudad. «Siempre me he sentido chico, pero al principio no sabía lo que pasaba. Me sentía un bicho raro. Vi una revista hablando sobre transexualidad en Estados Unidos». 
Explica que se han producido avances, en general, en la sociedad, por ejemplo en cuestiones como el cambio del DNI, aunque la realidad no está del todo resuelta, pero explica que la desinformación, las amenazas y «las palizas» son una realidad que siguen sufriendo. «Hay personas con lesiones para toda la vida. Hace poco un chico joven me dijo que estaba sufriendo amenazas, yo me ofrecí a estar a su lado. No podemos estar atemorizados». 
Aboga por la educación. «Habría que hablar de este tema en los coles. Esto no va de aleccionar, sino de reconocer realidades y normalizarlas», dice, añadiendo que «si antes no te han explicado que hay distintas maneras de sentir y de ser, te cuesta más trabajo entenderte a ti mismo. Hay que trabajar desde el colegio, porque si no se descubren de mala manera». 
Lucas lamenta el ascenso de la ultraderecha en Europa y ahora también en España con la presencia de Vox. «La ultraderecha nos está atacando fuertemente. Nosotros no atacamos a nadie», defiende, subrayando que se emociona al ver a tantos chicos y chicas jóvenes comprometidos. «Vienen pisando fuerte en la reivindicación y esa es la mejor noticia».