La 'desescalada' kafkiana

J.M.
-

Puerto Rey pertenece a Toledo y a Cáceres. La mayoría de los vecinos están empadronados como toledanos, pero hay una parte que figura como cacereños. Sin embargo, no pueden ir a la parte extremeña sin pasar por la provincia de Badajoz. Un lío.

La 'desescalada' kafkiana

La alcaldesa pedánea de Puerto Rey, Antonia López, tenía concertada una hora en una peluquería de la localidad extremeña de Castilblanco, pero finalmente ha quedado anulada por la diferencia de provincia y del desfase en la evolución. El cumplimiento escrupuloso del plan de ‘desescalada’ del Gobierno de España deja a los 30 habitantes de este pueblo casi en tierra de nadie por los caprichos de la división administrativa.
Como ya informó este diario al inicio del plan de ‘desescalada’ hace dos semanas, Puerto Rey supone una rareza en el ámbito administrativo porque pertenece a la provincia de Toledo y a la de Cáceres. Por un lado es pedanía en Sevilleja de la Jara (Toledo) y por otro de Alía (Cáceres). «Estamos en el aire. Nadie nos ha dicho nada», comentaba ayer la alcaldesa pedánea.
La división por provincias ha generado ya contratiempos como la cita en la peluquería de Castilblanco. Fue el propio negocio el que canceló la hora con Antonia. Y, con las normas fijadas por el Gobierno de España, había razones para evitar cualquier sanción. Pero para los vecinos de Puerto Rey no supone ningún capricho ir hasta el municipio pacense.
Esta localidad de un millar de habitantes figura como una referencia habitual para los habitantes porque tiene más actividad comercial que Sevilleja de la Jara. Pero pertenece a la provincia de Badajoz. Apenas separan 25 kilómetros a Puerto Rey y Castilblanco, pero esta vía está cerrada, a causa de la ‘desescalada’.
Para más inri, los apenas 30 vecinos están obligados a pasar en coche por Castilblanco para poder llegar a Alía, ayuntamiento extremeño al que pertenece también Puerto Rey, por lo que se exponen a una sanción por el incumplimiento del Estado de Alarma, como le ha hecho ver la Guardia Civil a la alcaldesa pedánea.
Con una rigurosidad innecesaria, el puñado de vecinos empadronados en la parte cacereña del pueblo estaría acorralado en la localidad porque no pueden ir hacia la parte extremeña porque tienen que atravesar por la provincia de Badajoz ni tampoco por la toledana.
Los vecinos de Puerto Rey, que roza la treintena de habitantes por parejas que llegaron de Madrid a sus domicilios antes de la declaración del Estado de Alarma, pagan los servicios de alumbrado y alcantarillado al Ayuntamiento de Sevilleja de la Jara. Además, el centro de salud de referencia está también localizado en este municipio jareño. En cambio, los habitantes pagan también algunos recibos importantes como la basura o la contribución al Ayuntamiento cacereño de Alía.
La localidad de Puerto Rey tiene muy pocos habitantes, pero una próspera actividad turística por la cercanía del pantano de Cijara. No en vano, el municipio de la comarca de la Jara cuenta con dos hostales y tres restaurantes para dar servicio a los aficionados a la pesca y también a los cazadores. No resulta raro ver allí a visitantes rusos o italianos.
Sin embargo, desde la declaración del Estado de Alarma, el pueblo está aletargado. Siguen los negocios cerrados, incluso los del lado cacereño.