La ciudad, a la espera de otro juzgado, magistrado y fiscal

Redacción
-

El pasado mes de abril se aprobó un Real Decreto por parte del Consejo de Ministros en el que se incluía a Toledo. Ahora es cuestión de tiempo

La ciudad, a la espera de otro juzgado, magistrado y fiscal - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El edificio de la Audiencia Provincial de Toledo, situado en la plaza del Ayuntamiento, ha tardado diez años en recibir una más que merecida rehabilitación de sus instalaciones, pero no es el único órgano judicial de la ciudad que está a la espera de mejoras.
El pasado mes de abril el Consejo de Ministros aprobó dos Reales Decretos en los que se estipulaba que el Ministerio de Justicia va a crear un nuevo juzgado en Toledo, dos nuevas plazas de magistrado en las audiencias de Ciudad Real y Toledo, y tres nuevas plazas de fiscales en las Fiscalías Provinciales de Albacete, Guadalajara y Toledo.
El nuevo órgano judicial de Toledo será el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de la capital regional. A su vez, las dos plazas de magistrados serán para la Sección Segunda de la Sala de lo Civil y Penal de la Audiencia Provincial de Ciudad Real y para la Sección Primera de la Sala de lo Civil y Penal de la Audiencia Provincial de Toledo.
Se daba coincidencia de fechas en aquel mes de abril, ya que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, había visitado esa misma semana los juzgados de Toledo, en donde pudo ver, de primera mano, «las dificultades», la falta de medios y el abandono de esta administración en la provincia.
Era una visita muy necesaria. La ministra estuvo en los juzgados, se trasladó al edificio de los forenses y terminó conociendo las instalaciones del Colegio de Abogados en una larga mañana en la que tuvo oportunidad de comprobar de primera mano «la precariedad de medios» que le trasladaron los operadores jurídicos.
Toledo no pasa desapercibido por sus necesidades desde hace años, con constantes peticiones desde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Por tanto, el exceso de carga de trabajo, la saturación de muchos de los juzgados, la falta de mejores instalaciones para la plantilla de forenses, los problemas informáticos y la pendencia en general, puesto que la provincia ocupó el primer puesto en relación al resto, volvieron de nuevo a la primera plana.
«Hay unos funcionarios de todos los espacios de Justicia en Toledo que trabajan con muchísima vocación», explicó entonces Delgado tras recorrer las instalaciones del Instituto de Medicina Legal. En este sentido, insistió en que la situación deriva «de la dejadez en cuanto a los medios y efectivos en estos años atrás». Por tanto, creía necesario trasladarse a Toledo una mañana para tomar nota y «asumir las necesidades para trabajar en su solución».