Con la mente puesta en Hawái

J. M. Loeches
-

Pedro Tomé compite el domingo en el Triatlón de Vitoria con el objetivo de obtener un buen resultado que le mantenga en el buen camino de cara a 2019

Con la mente puesta en Hawái

Pedro Tomé regresa el domingo a la competición en el Triatlón deVitoria, en su distancia ironman. El toledano se ha tomado este 2018 como un año de transición. Es su último dentro del grupo de edad de 45 a 49 y confía estar en las primeras posiciones en la capital vasca para que las buenas sensaciones de los entrenamientos se plasmen en resultados. En el horizonte, ya para 2019, su idea es regresar al Hawái para el Campeonato del Mundo Ironman.
El ‘toledano de hierro’ reconoce que este año ha ido «sobre ruedas» y ya en el Campeonato de España de Media Distancia de Guadalajara consiguió terminar en décima posición dentro de su categoría. Por eso, confía en hacer una buena posición en Vitoria, una prueba que tiene buen cartel dentro de la especialidad. Tomé asegura que al ser su último año de grupo de edad «no quería viajar lejos», por eso decidió participar en una cita española. El 24 de agosto participará también en el Campeonato de España de Larga Distancia que se disputará en Pontevedra.´
Así las cosas, todo este 2018 va encaminado a preparar de nuevo el Ironman de Lanzarote el próximo año, donde el toledano espera ganarse la plaza para Hawái. Sería su segunda incursión en el archipiélago norteamericano tras su participación en 2014, en el que también cambió de categoría. Hay que recordar que en 2015 se volvió a clasificar en el Ironman de Mallorca, pero descartó acudir al Campeonato del Mundo porque «no tengo la pretensión de acumular participaciones sin más», explica.
Al pasar al grupo de 50 a 54 años, Tomé se ve con más posibilidades porque «hay menos gente con bue nivel y puede estar más abierto si mantengo la forma». Además, regresar a Kona en 2019 le permitiría viajar «con más experiencia y dominio de la distancia». Confiesa que lo tiene «marcado con una x» desde hace tiempo y que lo va a preparar a conciencia «con cuatro años de entrenamiento». Y es que, el factor de conocer ya la prueba le puede poner en el buen camino para conseguir «un resultado internacional importante». Por eso, el triatleta toledano no quería retornar sin ninguna ambición.
Otro aliciente ha sido fichar por el Bicicletas Pina Tritoledo, «el club que me vio nacer como triatleta en 1998», como él mismo asegura. Además, Pedro Tomé quiere recalcar que le ayuda «en todo, en las instalaciones, en el material y en las gestiones necesarias para las pruebas».