El inaudito mes con pernoctaciones cero en Toledo

I.G.Villota
-

El INE refleja con datos lo vivido en abril, con los hoteles cerrados y las personas confinadas en sus casas. La ciudad de Toledo y la provincia no registraron estancias hoteleras, como era de esperar

La calle Comercio vacía, el pasado 19 de marzo, días después del decreto del estado de alarma. - Foto: Yolanda Lancha

Toledo es una de las ciudades del país más potentes en materia turística. En 2014 empezaron los incrementos de visitantes que no han parado. El balance anual de 2019 del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelaba que la ciudad recibió casi 915.000 pernoctaciones, unas 8.500 menos que 2018, pero en la línea del éxito cosechado desde hace casi una década. Esto contrasta con lo ocurrido en abril de 2020 en pleno estado de alarma por el coronavirus. Este fue el inaudito mes con pernoctaciones cero.  En Toledo y en el resto del país. El INE refleja con datos lo vivido en abril, con los hoteles cerrados y las personas confinadas n sus casas. La ciudad y la provincia no registraron estancias hoteleras, como era de esperar.
En marzo, mes en el que se decretó el estado de alarma, en concreto el día 14, el INE no desglosó los datos por provincias ni puntos turísticos, es decir, aquellas ciudades con notable afluencia turística, como es el caso de la capital. Solo ofreció cifras por comunidades autónomas.
Los hoteles de Castilla-La Mancha han registrado durante el mes de marzo un total de 162.595 pernoctaciones, lo que supone una caída del 37,2 por ciento con respecto a las más de 259.000 experimentadas en el mes anterior.
Contrasta con esta imagen del 16 de febrero con la calle abarrotada de visitantes.Contrasta con esta imagen del 16 de febrero con la calle abarrotada de visitantes. - Foto: Yolanda RedondoEn abril directamente la cifra es ‘0’ como no podía ser de otra forma en los peores momentos de la pandemia mundial por el coronavirus. La Covid-19 vació las calles, vació los hoteles, vació los bares, vació los monumentos, y por desgracia llenó los hospitales y nos obligó a permanecer en casa.
Semana santa. Un abril sin Semana Santa que también se tuvo que ver cancelada por la emergencia sanitaria en un mes que se sitúa en la temporada alta de la capital regional, situándose de manera tradicional cada año en los primeros puesto de ocupación hotelera.
Esperemos que pronto los hoteles puedan abrir, porque eso supondrá que avanzamos de fase y que la situación sanitaria es mejor, pero las perspectivas no son muy halagüeñas en el sector.
Pese a que ya podrían abrir, los hoteles toledanos, en líneas generales, permanecen cerrados y sin perspectivas próximas de apertura ante la falta de clientes. Canceladas las reservas de mayo, junio y  buena parte de julio, solo mantienen las reservas de agosto.
Ven fundamental el avance de fase de Madrid por su irradiación de visitantes a Toledo, cuando esto pueda ocurrir a partir de la fase 3, y creen que rescatar de los ERTE a parte de la plantilla antes de julio es inasumible para las empresas precisamente porque el volumen de negocio es «cero».
En Toledo el turismo extranjero representa el 45 por ciento del total, un turismo que dan por perdido hasta finales de año, pero confían en los visitantes nacionales, especialmente ante las dudas que ofrece el uso de las playas.