El Tribunal Administrativo vuelve a parar la construcción del hospital

F. F.
-
Los recursos por la vía administrativa tienen unos plazos de resolución acelerados pero aún así cada día que pasa parece más complicado que las obras se reanuden dentro de este legislatura. - Foto: Yolanda Redondo

Considera que «los perjuicios que podrían derivarse del levantamiento de la suspensión son de difícil o imposible reparación, por lo que procede acordar el mantenimiento» hasta que se produzca la resolución del recurso

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha suspendido de manera provisional la adjudicación del contrato para la construcción del nuevo hospital de Toledo. En principio, la medida tiene vigencia hasta que se produzca la resolución definitiva del recurso especial en materia de contratación interpuesto por ‘Taller de Arquitectura Sánchez Horneros’ (TASH) en la que se debe determinar si el procedimiento seguido por el Sescam ha sido correcto o se han lesionado los derechos del demandante.
TASH ejerce la acción en su calidad de empresa titular de la dirección de obra alegando que a pesar de la paralización, y del nuevo proceso de contratación emprendido por el Sescam, ellos siguen ligados al proyecto porque les han liquidado el contrato jurídica ni económicamente. La reclamación lleva implícita la medición del trabajo realizado hasta el momento con el fin de delimitar responsabilidades de cara a la continuación de la obra.
De forma paralela, demandan por vulneración de los derechos de autor ya que el proyecto constructivo se habría modificado sin contar con los arquitectos que diseñaron el edificio ni con la dirección de obra que TASH considera que sigue estando bajo su responsabilidad.
Según recuerda el Tribunal en su resolución, la Ley de Contratos del Sector Público establece que la interposición del recurso «produce la suspensión automática de la tramitación del expediente de contratación».
Transcurrido el plazo de cinco días para la presentación de alegaciones el Tribunal tiene que decidir si mantiene la suspensión y, en este caso, considera que «los perjuicios que podrían derivarse del levantamiento son de difícil o imposible reparación, por lo que procede acordar el mantenimiento».
Por lo tanto el futuro inmediato de la obra del nuevo hospital queda a expensas de la resolución del recurso que será «la que acuerde el levantamiento», según señala el Tribunal, y determine que parte tiene razón en sus reivindicaciones. El resultado debe conocerse con rapidez ya que la ley marca un plazo de cinco días para tomar una decisión.
TASH ya pidió el pasado mes de septiembre en el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales  la suspensión cautelar del concurso de licitación para la construcción del nuevo hospital de Toledo.  En resumen, reclamaban lo mismo que ahora: el abono de unos tres millones de euros que les deben y la liquidación de la obra ejecutada firmando la certificación para que si en el futuro hay algún accidente o incidente quede claro que no se les puede imputar a ellos lo que se construya de aquí en adelante.
Entonces obtuvieron un éxito parcial si bien al final el organismo que depende del Ministerio de Economía y Hacienda se inhibió del proceso que pasó a la vía judicial.
Ahora el recurso es contra el siguiente paso del concurso convocado por el Sescam, es decir, la adjudicación de la construcción que incluye la reforma del proyecto y el cambio en la dirección de obra. Sea cual sea la resolución, el pleito está llamado a alargarse por la vía judicial salvo que las partes lleguen a un arreglo que hoy por hoy parece imposible.