Escuela Infantil Bichos:«Abrir pero con garantías, son niños

Leticia G. Colao
-

Fernando Rodríguez Montealegre, gerente del centro infantil, destaca el «desconcierto» en el sector para trabaja con niños sin correr ningún tipo de riesgo.

Escuela Infantil Bichos:«Abrir pero con garantías, son niños

Preocupación y desconcierto son las sensaciones generalizadas en las escuelas infantiles privadas de la ciudad, cuya fecha de apertura está prevista para el 25 de mayo en el plan de desescalada anunciado por el Gobierno central. No lo tienen nada claro porque desconfían de la situación y más aún de abrir sus puertas sin ningún tipo de garantías trabajando con niños en edades muy tempranas.
Fernando Rodríguez Montealegre, gerente de la Escuela Infantil Bichos, muestra la «incertidumbre» de un sector para la que no han anunciado medidas de seguridad e higiene, difícilmente controlables en niños de 0 a 3 años. «Queremos abrir pero con una serie de garantías. Esto no es un bar, son niños», explica a La Tribuna.
Rodríguez se pregunta cómo cambiar pañales a los niños, cómo evitar que se toquen, que toquen el material del centro o cómo se les da la comida, uno a uno, sin riesgo de contagio, «cuando los pequeños son grandes vectores». Y desde ellos, al personal de la guardería y a sus familias.
El plan de desescalada del Gobierno se encuentra aún con muchos flecos, lo que aumenta la inseguridad de los responsables de este tipo de centros. A todo ello se suma la limitación en el número de niños que pueden acoger, lo que no aliviará económicamente el cierre del servicio en los últimos dos meses. «No es viable, volver a la actividad para unos pocos niños», dice.
Más bien todo lo contrario. Tras realizar un ERTE en su guardería, una de las más grandes de Talavera, volver a recuperar a la plantilla con un número escaso de pequeños vendría a agravar las ya complejas repercusiones económicas que está generando el coronavirus, porque además sigue pagando el resto de gastos del local, entre ellos el alquiler.
Como el resto de centros infantiles públicos de la región, el responsable de Bichos considera que deberían ser las guarderías públicas las que ofrezcan ahora este tipo de solución como medida compensatoria para los trabajadores obligados a trabajar fuera de casa, y hacerlo con todas las garantías higiénicas y sanitarias. En su opinión, y aunque están deseando que la alerta sanitaria generada por el Covid-19 sea pasado, entienden que quizá la reapertura con todas las garantías podría fijarse en septiembre o al menos cuando se levante la alarma por la pandemia. Ahora, consideran que todo se ha dejado de la mano de la «improvisación» y en este caso, añade, «existe aún un riesgo enorme».