Parapléjicos recupera poco a poco su actividad asistencial

La Tribuna
-

El hospital ha recuperado la actividad en el gimnasio de Fisioterapia y de Terapia Ocupacional y los tratamientos como infiltraciones o terapias contra el dolor, entre otros

Se ha establecido un protocolo de limpieza y desinfección que contribuye a garantizar la seguridad. - Foto: Carlos Monroy

la tribuna / toledo
El Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha comenzado a recuperar de manera escalonada la actividad asistencial ante la reducción registrada en las últimas semanas de casos de  COVID-19.
Así, se ha recuperado la actividad en el gimnasio de Fisioterapia, donde se han reordenado los espacios para la realización de las distintas modalidades de terapia y se han definido grupos de pacientes y horarios para evitar la acumulación de personas y guardar las distancias de seguridad apropiadas.
Se está abundando en la campaña de comunicación interna con cartelería institucional situada en lugares estratégicos.Se está abundando en la campaña de comunicación interna con cartelería institucional situada en lugares estratégicos. - Foto: Carlos MonroyLa actividad de Terapia Ocupacional sigue el mismo criterio que Fisioterapia, si bien, se mantienen algunas actividades en la propia habitación de los pacientes de forma individualizada.
Asimismo se recuperan los procesos intervencionistas propios del recorrido asistencial del paciente, como infiltraciones, toxina botulínica, intervencionismo ecoguíado, terapias contra el dolor, etc. En general, el centro retoma todos aquellos tratamientos periódicos que se vieron demorados por la pandemia o que conviene iniciar de forma preferente.
En general, para todos los procedimientos ambulatorios, incluyendo la resonancia, se cita a los pacientes previa realización de una encuesta telefónica en la que a la vez que se obtiene información sobre las condiciones del paciente se le facilitan recomendaciones higiénicas para la asistencia a la consulta, incluyendo para su acompañante, si lo necesita.
La ubicación física de la resonancia magnética ha permitido que se retomen las citaciones programadas, adaptando los circuitos de manera que no sea imprescindible la circulación por el interior del centro.Para todos los procedimientos se ha tenido en cuenta la reorganización de salas de espera e intervalos entre citaciones con el fin de evitar coincidencias de personas en espacio y tiempo.
Del mismo modo, se han abierto las instalaciones científicas y técnicas en el Centro de Investigación, que cuenta con accesos independientes y se han adoptado las recomendaciones higiénicas aconsejadas. Los investigadores combinarán el teletrabajo con la experimentación in situ.
También desde el pasado 11 de mayo comenzó a recuperarse la actividad en hospitalización con el reingreso de algunos pacientes que fueron dados de alta para preadaptación domiciliaria pero que aún no han completado su terapia en régimen de hospitalización.
Asimismo se siguen recibiendo pacientes en primeras fases de su lesión, actividad que no ha cesado en ningún momento de la pandemia, ya que este tipo de pacientes pueden beneficiarse altamente de un ingreso.En todos los ingresos se garantiza que no exista riesgo de transmisión de coronavirus.
Por otra parte, la Unidad de Cuidados Intensivos abrirá el próximo lunes 25 de mayo restringiendo las visitas a una persona por box, de manera secuencial y con una limitación de 15 minutos como máximo.
El Servicio de Medicina Preventiva del centro ha indicado a profesionales, pacientes y visitantes la necesidad de no bajar la guardia con las medidas de protección, como el uso de mascarillas, guardar las distancias de seguridad entre personas y la higiene de manos, entre otras.