Marcos: el niño fuerte, siempre fuerte

J.M.
-

La atleta olímpica Vanessa Veiga ha organizado un entrenamiento solidario para ayudar a la familia de este niño, cuya enfermedad exige unas costosas obras en la casa

Marcos: el niño fuerte, siempre fuerte

Marcos Bueno acude dos veces por semana desde Argés al Hospital de Parapléjicos de Toledo para beneficiarse de unas sesiones de fisioterapia que suavizan los efectos de la distrofia muscular de Duchenne, una enfermedad degenerativa que ataca a sus músculos. Allí, pronunció una frase: ‘Fuerte, siempre fuertes’. Este mensaje de adulto del alumno del colegio de Santa Teresa de Toledo se ha convertido en un leitmotiv que da templanza en un momento de empeoramiento de la dolencia, que obliga a su madre a adaptar la vivienda. Los 10.000 euros de inversión suponen un desembolso extraordinario que se pretende mitigar con un entrenamiento solidario previsto para el próximo día 8, con la colaboración de la atleta olímpica Vanessa Veiga.
Noelia Marín, la madre de Marcos, ha ideado junto con Vanessa y el también atleta Christian López este entrenamiento solidario en el que los participantes pagarán un donativo o podrán adquirir por cuatro euros una gorra o por seis una camiseta. Está previsto a las 19 horas en el campo de fútbol de Argés, con el acompañamiento de una clase de zumba, una rifa o un mercadillo.
La sesión deportiva consistirá en unos 40 minutos de ejercicio entre los participantes divididos en grupos y a favor de Marcos, que cumplirá 11 años el 7 de julio. «Cada vez necesita más su silla de ruedas», lamenta en palabras a este diario su madre, entregada por completo al cuidado del menor, por el avance de la enfermedad que motivará que la habitación y el baño del niño se construya en el garaje de la vivienda para que esté menos limitado. De momento, el arquitecto ha confeccionado los planos gratuitamente, y Noelia está a la espera de recibir la licencia de obras del Ayuntamiento de Argés
«Marcos está muy contento. Está loco de contento», afirma por la reacción del menor ante este entrenamiento benéfico que ayudará económicamente a su familia. «Es un chute de energía», subraya la madre a este diario por el cariño de los allegados ante esta convocatoria.
Por ello, Marcos ha recordado de nuevo la máxima de las sesiones de Parapléjicos para capear contra el temporal de la distrofia muscular de Duchenne: ‘Fuerte, siempre fuertes’.