Sin aglomeraciones y con nuevos horizontes

C.S.J.
-

Toledanos de todas las edades salieron en buen número ayer para practicar deporte y pasear. El respeto por las franjas horarias establecidas fue la nota dominante

Sin aglomeraciones y con nuevos horizontes - Foto: Yolanda Redondo Trujillo

GALERÍA

Con ganas de salir

Había ganas de salir y se notó desde primera hora de la mañana. Después de 48 días de estricto confinamiento, en los que se ha podido salir solo lo imprescindible, la tímida apertura del confinamiento coincidió ayer con un día casi veraniego, en el que pocos se resistieron a pisar la calle.
Deportistas de toda edad y condición física se atrevieron a calzarse las zapatillas y ponerse la ropa deportiva para correr, caminar o montar en bicicleta. Cualquier actividad era buena después de 48 días, con sus noches, en los que la práctica del deporte ha estado confinada al interior de los hogares.
En Toledo la salida masiva no provocó los momentos de aglomeración que se han podido ver en algunas ciudades. Cada cual se quedó en su barrio y en todos se pudo ver mucha gente disfrutando de forma ordenada y con respeto a las franjas horarias establecidas del sol de primavera.
Sin aglomeraciones y con nuevos horizontesSin aglomeraciones y con nuevos horizontes - Foto: Yolanda Redondo TrujilloNo solo los deportistas se estrenaban después de casi dos meses, también fue numerosa la presencia de personas mayores que en muchos casos apenas han salido a la calle en esta ya larga etapa. Solo en algunos casos pudieron coincidir con personas de otros grupos de edad que alargaron o adelantaron unos minutos la salida. Los niños menores de 14 años que han podido disfrutar del exterior desde hace una semana, ayer estrenaban horario con el mismo cumplimiento que se pudo apreciar en el resto de tramos de edad.
Para todos, la novedad de ayer no residía solo en poder salir fue de las actividades imprescindibles, también en que por primera vez en muchos días podían extender la mirada al paisaje, sin toparse con los márgenes, más o menos generosos, de una calle. Además de con el exterior y con la naturaleza, han podido reencontrarse con el horizonte.