«Mis libros están escritos desde la mirada de mujer»

I.G.Villota
-
La escritora María Dueñas - Foto: Yolanda Redondo

La exitosa escritora María Dueñas y su última novela 'Las hijas del capitán' protagonizaron el viernes en Toledo un masivo encuentro de clubes de lectura de la provincia, donde desgranó detalles sobre sus personajes, sus obras y sus gustos

Hay 600 personas de clubes de lectura de pueblos pequeños en este acto, sobre todo mujeres. ¿Qué le provoca?
Me alegro mucho de esta cantidad de lectores, por mí, pero sobre todo porque esto significa que la literatura sigue moviendo almas, sigue moviendo a la gente. Estamos en unos tiempos en los que todo va tan deprisa, las series, las tabletas, los móviles, las redes sociales, que parece que nos falta tiempo para la lectura pausada, para hablar de libros y para debatir sobre ellos… Entonces me parece maravilloso ver estas reuniones de clubes de lectura y su participación activa y el empeño de sus participantes y promotores.

Su cuarta novela, ‘Las hijas del capitán’, ha sido el libro de ficción más leído en 2018 en España. ¿Agota tanto éxito?
No, no, no. Es una alegría y una revalidación de que tu trabajo ha valido la pena. Yo tengo la suerte de que mis libros funcionan muy bien, pero también es verdad que se publican cada tres años, entonces entre un libro y otro hay muchos espacios de tiempo en los que estoy desaparecida, no se me ve, porque estoy sumergida en la soledad más absoluta documentándome y escribiendo. Entonces cuando los libros salen a la luz y yo saco la cabeza llega una sensación muy positiva.

En este libro recuperas el protagonismo para las mujeres con tres hermanas malagueñas que emigran a Nueva York en los años 30. En plena ola feminista, ¿ha cambiado algo tu concepción de los personajes femeninos?
Estoy en absoluta sintonía con mis personajes desde el principio. Ahora se van a cumplir diez años de ‘El tiempo entre costuras’ y desde Sira como protagonista hasta estas tres hijas del capitán siguen la misma tónica de personas. Son personajes diferentes, que tienen su naturaleza, pero en el fondo no son tan distintas. Son mujeres que por circunstancias de la vida, en un momento concreto, su vida les da un vuelco. A partir de ahí tienen que sacar las uñas para sobrevivir de la mejor manera posible.

¿Necesitamos que algo nos remueva para cambiar?
Depende de la persona. Hay gente que es muy proactiva por naturaleza, pero también hay personas más timoratas, con menos arranque, y ese tipo de personas necesitan que la vida les dé un revolcón para sacar toda la fuerza que llevan dentro. Todos tenemos dentro más fuerza de la que anticipamos.

Estarás harta de que te digan que escribes superventas, que es literatura escrita por mujeres para mujeres…
(Se ríe). Cuando vendes muchos ejemplares de un libro esa obra se convierte en un bestseller. A lo que me niego es a esa etiqueta y clasificación facilona que dice que todo lo que vende, necesariamente, carece de calidad literaria. Es perverso. Es como si dijésemos que todo lo que no vende es de calidad. Hay libros que venden mucho y son buenos y todo lo contrario. Esa simplificación reduccionista está fuera de lugar. Hay personas que funcionan con esos patrones pobres, pero yo no creo en ellos.
Sobre lo de literatura escrita por mujeres y para mujeres, yo soy mujer y no tengo por qué ocultarme. Mis libros están escritos desde mi perspectiva de mujer y desde la mirada de la mujer que soy. No lo fuerzo ni lo escondo. Es verdad que  la mayoría de mis lectoras son mujeres porque las mujeres leemos más todo. Somos más activas. Pero mis obras no están escritas en exclusiva para mujeres, las leen muchos hombres también y les gustan.

¿Eliges primero la localización o la historia? Tus localizaciones y la documentación sobre ellas es muy potente.
Depende. Hay novelas en las que ha sido antes el contexto que la trama. En ‘El tiempo entre costuras’ tenía claro que quería escribir sobre el Protectorado de España en Marruecos. Pero en mi última novela decidí que quería escribir sobre mujeres emigrantes, sobre la historia de mujeres que emigran sin decidirlo, que lo dejan todo, y luego elegí Nueva York, que no fue la primera opción. Ha habido muchos lugares donde ha habido presencia de emigrantes españoles.
No es un tema del que se hable habitualmente.
Está muy poco explorado. Nos quedamos con Latinoamérica, porque numéricamente fueron más emigrantes, y también conocemos, por ser más reciente, la emigración a Europa, a Alemania o Suiza, pero de la emigración a Estados Unidos sabemos menos porque no fueron tantos. Se dispersaron porque el país es grande, las actividades eran distintas y dejamos de saber. Ha sido una alegría adentrarme en este mundo.

¿Qué suele leer María Dueñas?
Leo de todo, varias cosas a la vez. Ahora mismo estoy leyendo en inglés el último de Julian Barns, ‘The one story, y de no ficción estoy leyendo ‘España’ de Manuel Vilas. Tengo otros abiertos porque a no ser que algo me atrape, que sea un thriller, normalmente compagino varias lecturas a la vez. Leo novedades, obras del pasado, en español, en inglés, novela lationoamerica...