«Habrá Alfarero de Oro si la situación sanitaria lo permite»

Dominguín
-

El alcalde de Villaseca de la Sagra cree que «las novilladas dependerán del esfuerzo de todos: los ganaderos están por llegar a un acuerdo, la plaza parece ser que contará con el 50% del aforo, así que habrá que ver qué hacen los profesionales»

Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca de la Sagra, capote en mano. - Foto: Dominguín

Otra vez la tauromaquia vuelve a estar de actualidad, el avance de las fases hacia la nueva normalidad y la proximidad de las fechas festivas, así como los debates suscitados por cual puede ser la posición de los festejos de aquí al futuro, nos lleva a concertar una entrevista con Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca.
Su trabajo durante todos sus años como primer edil del municipio sagreño, en pro de la Fiesta Nacional, le hace ser una de las voces más autorizadas para ser embajador y altavoz de lo que nos pudiera deparar la temporada.
Villaseca, fue en 2019, el municipio que más festejos celebró de toda la provincia, en todas sus modalidades, tanto en las calles como en la plaza, con reses siempre de la máxima presentación y apostando por los nuevos valores, por la cantera, en definitiva, por los novilleros. Tras un afectuoso saludo, Hijosa nos indica que el decreto de Estado de Alarma, le dejó con toda la programación del Alfarero de Plata a punto de comenzar. Sólo 14 días después de su puesta en marcha, se tenía previsto comenzar el primero de los cinco tentaderos clasificatorios. En plena ebullición del Covid-19, las vacas se quedaron en las ganaderías y los aspirantes en sus casas.
El parón obligado de toda actividad, hizo que el ayuntamiento de Villaseca de la Sagra, solamente anunciase las cinco ganaderías que había contratado para el ciclo de septiembre de este año. Un sabor agridulce que hizo tambalearse los cimientos taurinos del baluarte provincial. Las dudas, las medidas sanitarias, y las condiciones leoninas impuestas por el gobierno nacional en fase 3 al sector taurino, lo llevaba directamente al abismo.
Pero Jesús Hijosa se muestra esperanzado y con ilusión de cara a cómo puede desarrollarse la temporada a partir del mes de julio. Las autoridades regionales ya han tomado la batuta y han tenido tandas de contacto al respecto, incluso con el propio Hijosa, para valorar la posibilidad de celebrar festejos taurinos primando ante todo las garantías sanitarias y de distanciamiento social. El propio alcalde nos ha manifestado a La Tribuna, que con los nueve metros cuadrados por espectador no son viables los festejos, pero un aforo de un tercio, o de un posible 50% de espectadores, hace ver la luz al final del túnel. A través de los planos facilitados por los arquitectos del coso, se está estudiando cual sería la nueva distribución en la que se podrían albergar hasta 1.250 personas en sus tendidos a mitad de su aforo guardando las medidas de distanciamiento y seguridad.
El taurino alcalde, intentará no dejar cualquier oportunidad de celebrar toda la programación prevista para este 2020, aunque para ello tenga que poner las medidas que le marquen las autoridades sanitarias, bien sea al 30% o al 50% de su aforo total. Así tiene previsto que durante todos los fines de semana de julio y el primero de agosto se celebren los tentaderos ya sorteados con los mismo actuantes y ganaderías, siendo su celebración en horario cuasi nocturno, empezando a partir de las 9 de la noche, por las elevadas temperaturas que se suelen dar en esta comarca en los meses de verano.
La final del certamen de Plata que se había programado para entre junio y julio, se desplazará de fecha, y los seis seleccionados y elegidos para disputar este galardón, podrían hacer el paseíllo o bien en agosto durante la semana cultural, o integrando el festejo en las fiestas patronales de septiembre. Nos descubrió que este año los erales de la final serán del hierro de Montealto, una ganadería muy querida en la villa, conocida y que ha traído siempre a este municipio buenos ejemplares de gran juego y presentación.
También Hijosa tiene previsto que se celebre el ya exitoso concurso de recortes, el primer fin de semana de septiembre. Ello hace que, además del año bisiesto y la disposición de las fiestas las posibles novilladas cambiarían también de fecha respecto a los años anteriores. Comenzaría el primer festejo con los del castoreño el miércoles 9 de septiembre e ininterrumpidamente se desarrollará hasta el domingo 13 del mismo mes.
El alcalde de Villaseca de la Sagra, nos confirmó a este diario que los hierros a lidiar serán, La Quinta, Cebada Gago, Baltasar Iban, Jandilla y Monteviejo. El mismo elenco de ganaderías del 2019, que se deben sentir afortunadas al poder ser de los pocos encierros que este año se lidiarán en cada una de las vacadas reseñadas. Respecto a los actuantes ya es otro cantar, pues hasta que no tenga la certeza Jesús Hijosa de que podrá celebrar el certamen, no ha dado ningún paso de cara a la contratación de novilleros. Aunque lo que si nos adelantó es que al no haberse celebrado festejos este año como referencia, tendrá que contar con aquellos que ya destacaron la temporada pasada. Para ello “Queremos traer a los mejores, sean donde sean, y encajar lo mejor posible la baraja”, interpeló sobre las posibles combinaciones de las cinco novilladas.
Se da el caso de que alguno de estos novilleros pujantes, iban a tomar la alternativa este 2020 y el coronavirus se ha llevado estas ceremonias al traste, casos como el de Tomas Rufo y Rafael González, dos nombres que el munícipe villasecano dio como fijos en las combinaciones de septiembre. Los carteles se suelen dar a conocer en el mes de julio, y de ello se está encargando en base también a los triunfadores en “La Sagra” en 2019 y los que más atractivo tengan al exigente público que acude a las novilladas. Nombres como Diego San Román, triunfador el último Alfarero de Oro, o el destacado Francisco Montero podrían estar de nuevo en Villaseca
A pesar de que actualmente en la provincia hay 11 novilleros con picadores, Hijosa no deja pasar la oportunidad de querer dar la oportunidad a los de Toledo, pero indicó; “no vamos a poner a nadie poco rodado con novilladas tan serias por el hecho de ser de Toledo, y dejar fuera a otros novilleros que han dado la cara la temporada pasada”. El alcalde continuó sobre este asunto; “El corto bagaje de algunos y la escasa experiencia de otros, pueden hacer que se estrellasen en novilladas muy fuertes y serias, cerrándose puertas para temporadas posteriores en Villaseca”.
Respecto a la celebración de los festejos, de llevarse a cabo, si una vez pasada la fase 3, los aforos de las plazas de toros puedan asimilarse a los cines o a los teatros, es decir a la mitad, se podrían hacer sabiendo que vamos a contar con unos ingresos máximos que serían la mitad de un aforo completo. Jesús Hijosa, quien se encuentra en contacto directo con las autoridades regionales para ver cómo se desarrollan las nuevas particularidades, manifestó que “hay que saber que va a pasar con los gastos de las novilladas al verse reducidos de manera drástica los ingresos, donde los ganaderos ya se han mostrado favorables a llegar a un acuerdo, y ver si se puede contar con los profesionales y reducir los mínimos a una cosa asequible”. Aunque ya se está hablando de una rebaja de un 20% sobre los honorarios, esto a Villaseca sólo le repercutiría en la mitad, el 10% de rebaja, pues habitualmente se acoge al pronto pago a los actuantes, bonificándose otros años por ello.
Lo que el alcalde sí que va a solicitar a la Junta de Comunidades es que, a través de su convenio de trasporte sanitario, presten el servicio de UVI Móvil a los festejos taurinos, rebajando este gasto a los organizadores de festejos taurinos, este año de manera excepcional. También pide que los veterinarios que asisten a los festejos picados, en lugar de ser tres, que sean dos y sean funcionarios de oficio los que presten este servicio en los cosos.
Lo que sí que ha cerrado Hijosa, ha sido el acuerdo con la televisión autonómica para retrasmitir en directo las cinco novilladas del Alfarero de Oro, la final del Alfarero de Plata y el concurso de recortes, en total 7 tardes en las que estarán las cámaras televisión, con la importante aportación económica que supone para Villaseca y para la viabilidad de los festejos taurinos.
“Si no hay fiestas de la Virgen de las Angustias, no habrá feria taurina”, es una condición indispensable para llevar a cabo el Alfarero de Oro. Así de vehemente lo manifestó el alcalde en referencia a la celebración de los días festivos en Villaseca de la Sagra. Podríamos entender que algunos eventos por ser masivos no se puedan celebrar, como es la pólvora o los encierros, ya que el distanciamiento es más difícil de controlar al no contar con un aforo previo y regularlo como digan las autoridades. Pero lo que Hijosa dejó claro es que “si no se puede celebrar la misa, la procesión, el refresco… que giran en torno de la Virgen de las Angustias, que es lo más importante y lo principal en Villaseca, se suspenderían las fiestas patronales enteras y tanto las fiestas como la feria taurina no se darían”.
En definitiva, Jesús Hijosa, no ha parado de trabajar en pro de la tauromaquia de su pueblo, Villaseca de la Sagra, donde si la evolución de la pandemia del Covid-19 lo permite, se desarrollará en el mes de septiembre si afamada feria taurina del Alfarero de Oro.
Todo esto llega rodeado de una controversia que ha superado las fronteras provinciales, primeramente, por el ninguneo que ha demostrado el gobierno nacional hacia el mundo del toro, a continuación, por la importancia económica que supone la tauromaquia a nivel nacional, tanto en los sectores que beneficia, puestos de trabajos directos e ingresos a las administraciones públicas. Otro aspecto que estos días está siendo muy comentado, es la viabilidad de los festejos con la reducción de aforos, en la que todos los implicados deberían manifestar su voluntad de ceder para que se lleven a cabo algunos eventos taurinos en 2020.
El alcalde de Villaseca además de luchar por su pueblo, se ha convertido en un embajador de los organizadores, ya sean públicos o privados, de novilladas en el país, las cuales están descendiendo de manera alarmante y que tienen un coste de producción muy elevado. Esta pugna con el sector, está sirviendo para que se debata de manera sería que los cerca de 40 mil euros que puede valer una novillada picada, no puede sostenerse con el público, para lo cual están intentando llegar a acuerdos que lo hagan viables.