La pureza de ser libre

C.M
-

La Cámara Bufa exhibe, hasta el 28 de este mes, un recorrido altamente recomendable gestado por un grupo de 14 creadores integrantes de Down Toledo.

La pureza de ser libre - Foto: Ángeles Visdómine

Lucía Bravo, Gema Bueno, Laura Caro, Juan Carrascoso, Carolina Gómez, Débora Gómez-Monedero, Lidia Madero, José Vicente Ramírez, Alejandra Rodríguez, José Antonio Rodríguez, Patricia Sánchez, Luis Miguel Sánchez, Rebeca Sánchez-Valiente, y Elvis Torres. Sus obras conforman la muestra ‘Inculcarte’ que, en la Cámara Bufa de Concepcionistas, puede disfrutarse hasta el próximo 28 de julio.
Los autores de este recorrido -fresco, expresivo y altamente recomendable- forman parte de la asociación Down Toledo y exhiben en el espacio cedido por el Consorcio, una suerte de paseo creativo desarrollado en torno a un Taller de Artes Plásticas dirigido por el profesor y artista Eduardo Fernández García-Gesto.
Una propuesta que «surgió hace más de cinco años» a modo de «encuentro de convivencia centrado en el mundo de las artes» que está ofertando atractivos frutos. Porque, apunta el docente, lo que pasó fue que en cada uno de los participantes «afloraron sus capacidades de una manera natural» ya que, señala, «mi función pasa por no intervenir» en sus procesos. De ahí que resulte apreciable el hallazgo de sus propios lenguajes estampados sobre todo tipo de soportes, y la llegada a ritmos expresivos desde la intuición. En este punto, explica Fernández, «son muchos los creadores -yo mismo- que incluso con años de formación académica no son capaces» de alcanzar los ritmos compositivos, el equilibrio o el cromatismo explícito en estas obras.
La pureza de ser libreLa pureza de ser libre - Foto: Ángeles VisdóminePuede, quizá, que esa «pureza» tenga su origen en que estos creadores en ciernes, en este caso por suerte, no cargan con el peso del pasado, «están protegidos de un exceso de conocimiento», lo que permite que se enfrenten al lienzo en blanco con la mayor de las libertades como así lo hicieron «los pioneros» de otras tiempos.
Y puesto que el camino es evolutivo y consolidador, confirma el docente su satisfacción al comprobar que, en sus piezas, este grupo alcanza «procesos muy complejos, muy intelectuales» que le atraen cada vez más. Sólo apuntar, a modo de recomendación, que la visita es merecida y que, además, quien guste puede adquirir las obras expuestas porque los beneficios irán destinados a apoyar el trabajo de la asociación.


La pureza de ser libre
La pureza de ser libre - Foto: Ángeles Visdómine