Una farmacéutica: «No he pasado tanto miedo en mi vida»

J.M.
-

Una trabajadora relata a este diario el robo que sufrió el pasado fin de semana en Polán

Prefiere ocultar su nombre, pero no regatea en detalles. Se trata de la trabajadora que hacía guardia la madrugada del día 18 en la formacia de Rosa María Morandeira, en Polán. «No he pasado tanto miedo en mi vida», afirma a este diario esta mujer por el asalto ocurrido en este céntrico negocio, a apenas 100 metros del Ayuntamiento. Hacia las tres de la madrugada, se despertó en la vivienda contigua alertada por un ruido en la puerta de entrada del establecimiento. Pensó que era algún cliente. Acto seguido, se aproximó a la puerta y comprobó que estaban dando patadas a la puerta, totalmente acristalada.
El individuo llevaba el rostro tapado y golpeaba constantemente el cristal para acceder a la farmacia. Hasta que fracturó la puerta. «Ni me habló ni me amenazó», comenta esta trabajadora. El ladrón pegó un tirón del cajón de la recaudación y se marchó. Fuera lo esperaba un compinche en un vehículo.
«Me encuentro bastante tranquila. Estoy bien. No me hicieron nada», subraya aunque le cueste recordar aquellos segundos. Sí tiene en mente que deberá hacer próximamente otra guardia en la farmacia y espera seguir fuerte de ánimo.