Talavera, 20 años de relevos y 20 de estabilidad

C. S. Jara
-
Talavera, 20 años de relevos y 20 de estabilidad

Hasta 1995 lo habitual fue cambiar de alcalde durante la legislatura. En 1999 arranca una larga etapa marcada por la estabilidad y, hasta 2015, por las mayorías absolutas

La vida municipal talaverana ha estado marcada por una larga etapa de vicisitudes y cambios, en la que lo más habitual es que el alcalde que tomaba posesión al comienzo del mandato no acabar la legislatura. A partir de 1999, el Ayuntamiento entra en una larga etapa de estabilidad y de gobiernos con mayorías absolutas.
1979, García de Castro y Pablo Tello. El partido del entonces presidente del Gobierno Adolfo Suárez gana las elecciones, pero se queda en minoría frente a las formaciones de izquierda y será el socialista Jesús García de Castro quien salga elegido alcalde. En pocos meses dimite y da paso a un extremeño que había forjado su perfil político como emigrante en Francia, Pablo Tello Díaz, sin duda una de las identidades más marcadas que han pasado a lo largo de casi cuatro décadas por la Alcaldía de Talavera. En aquel momento inició una andadura que duraría hasta 1987.
1983, los años del desarrollo. Ni la España ni la Talavera de aquellos años tienen demasiado que ver con la actual. Faltaban las infraestructuras más elementales (el agua corriente en muchos pueblos de Castilla-La Mancha) y todo estaba por construir. Hijo de su tiempo, un triunfal Pablo Tello aprovecha para continuar desarrollando un modelo con grandes obras y proyectos sobre los que se va a asentar el futuro de la ciudad. Las urnas le habían concedido 16 de los 25 concejales de la Corporación, el mejor resultado que hasta la fecha ha registrado ningún partido en Talavera.
1987, pacto imposible y moción de censura. Desgastado por 8 años de gobierno y por la presión de su propio partido, Tello pierde la mayoría absoluta, aunque mantiene al PSOE como formación más votada. El gobierno se resuelve en una alianza de todos contra él, en la que AP (el origen del PP) y CDS se unen con los dos concejales del PCE para gobernar. Durante dos años se mantiene en la Alcaldía Luis Antonio González Madrid (CDS), hasta que el socialista Javier Corrochano pone fin a la inestabilidad con una moción de censura.
1991, lucha en el PSOE. Corrochano consigue una precaria mayoría que sólo puede sostener con el apoyo de IU, ante la irrupción en el escenario municipal de Acción por la Comarca de Talavera, el partido que crea el exalcalde Pablo Tello, tras su salida del PSOE. La debilidad y las luchas intestinas hacen dimitir a Corrochano, sustituido por su compañero Isidro Flores.  
1995, primer alcalde del Partido Popular. Con 11 concejales propios y el apoyo de Actal, Florentino Carriches se convierte en el primer alcalde del Partido Popular en Talavera, mientras el PSOE, con Flores como candidato, cae a sus marcas mínimas. Será la última Corporación hasta la fecha en la que el voto se disperse hasta en cuatro partidos políticos y una legislatura un tanto convulsa, sobre todo por el enfrentamiento permanente con la Junta encabezada por José Bono (PSOE).
1999-2011, los años de la era Rivas. Después de años agitados, José Francisco Rivas recupera para el PSOE el gobierno de la segunda ciudad de Castilla-La Mancha. En contra de los pronósticos, agrupa el voto de la izquierda, que le concede una holgada mayoría absoluta mientras deja fuera del consistorio a IU. Será el primero de los tres mandatos de Rivas, todos ellos con mayoría absoluta y con un ayuntamiento sumido en el bipartidismo.
2011, Lago da mayoría absoluta al PP. La crisis, el desgaste lógico de 12 años en el Ayuntamiento y el descrédito en que cae el presidente Rodríguez Zapatero se suman en contra de José Francisco Rivas, que no consigue un cuarto mandato municipal. Gonzalo Lago le gana la partida dando la vuelta al resultado de los comicios anteriores con la primera mayoría absoluta del PP en el Ayuntamiento de Talavera y el regreso después de 12 años de IU al Pleno. El prematuro fallecimiento de Lago en agosto de 2014 impulsa a Jaime Ramos a la Alcaldía desde la que concurre a estas elecciones como candidato del PP. El capítulo que comenzará hoy, a partir de los resultados de las décimas elecciones municipales de la democracia, está por escribir.
2015, el pacto de estabilidad de Jaime Ramos. Se quedó a dos concejales de la mayoría absoluta pero Jaime Ramos tardó poco en encontrar el apoyo de los dos ediles de Ciudadanos, primero para su investidura y después, expulsados de la formación por la que fueron elegidos, como miembros del gobierno.