scorecardresearch

La alegría del reencuentro de artesanos y clientes

Mario G. Gutiérrez
-

Los artesanos se muestran muy contentos de la vuelta a la presencialidad de Farcama. Han sido 5 días en los que han podido reencontrarse con los clientes y destacan que la "cercanía" es fundamental en sus oficios.

Los visitantes han podido contemplar los diferentes productos manufacturados. - Foto: David Pérez

Satisfacción es la reacción más repetida por los artesanos cuando la presente edición de Farcama está bajando el cierre. Momentos antes de que este martes 12 toque a su fin, y con ello la XL edición de la Feria de Artesanía de Castilla La Mancha, al recorrer los pasillos del Paseo de la Vega y charlar con los expositores, hay unanimidad.

Tras «demasiado tiempo» sin el contacto con los clientes, los artesanos que han expuesto en esta edición, coinciden en destacar, que la vuelta a «la cercanía» es el mejor de los balances posibles.

Cuentan que para el sector manufacturero. el contacto con el cliente y poder mostrar el producto, incluso a veces enseñando el proceso de elaboración se antoja fundamental, puesto que «parte de nuestro éxito reside en que el cliente vea que se trata de primera calidad, objetos únicos, que se están llevando pequeñas obras de arte» comenta un artesano.

Esta  cuadragésima edición, havuelto a celebrarse en el Palacio de  Tavera, con un espacio dedicado a la zona institucional y diferentes exposiciones, y en los jardines centrales del Paseo de la Vega, donde datos a parte, han sido muchos los curiosos y visitantes que han acudido para reencontrarse con una feria referente en la artesanía no solo regional sino a nivel internacional incluso, y que ha recibido expositores de todos los puntos de la geografía nacional y de paises como Francia o Portugal, para acercar productos artesanos y darse a conocer a un público que se ha mostrado ávido de artesanía.

Cuero, forja, cerámica, guarnicionería, joyería, filigrana y textil son algunos de los productos que han hecho las delicias de los toledanos y de cuantos han venido de otras provincias, puesto que tal y como comentan los propios expositores, «la procedencia de los visitantes ha ido variando, sí que el primer día fueron más los de aquí pero durante el fin de semana se ha notado la afluencia de turistas» comenta un matrimonio responsable de un stand de marroquinería. «Se ha notado que ha habido mucha gente de puente y Toledo es un destino predilecto» nos espeta un ceramista mientras muestra una de sus obras a un matrimonio que reconoce haber venido a pasar el Día de la Hispanidad a la capital regional.

Se baja el telón de esta XL feria, primera de la «nueva normalidad», en la que lo más importante fue volver a tener contacto directo entre artesano y cliente. 

DEMOSTRACIONES. Otro de los atractivos con los que ha contado esta XL edición de FARCAMA, han sido con los talleres demostrativos, donde los artesanos, han podido acercar su forma de trabajar a los visitantes, lo que sin duda ha contribuido a acercar los oficios a cuantos se han pasado por los jardines toledanos para conocer esta edición de reencuentro con la presencialidad dentro de la nueva normalidad.