El acusado niega que apuñalara a la víctima de la pelea

J.M.
-
El acusado niega que apuñalara a la víctima de la pelea - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Avelino asegura que sólo repelió con una garrota un ataque del padre de Alberto y acusa a este último de clavarle un cuchillo. Así, no aclaró cómo recibió la víctima la puñalada mortal

El acusado de matar a Alberto Cambronera en El Carpio de Tajo defendió ayer su inocencia a preguntas de la Fiscalía Provincial y de las partes y aseguró que no apuñaló a la víctima mortal de una pelea desatada el 22 de mayo de 2017. Avelino M. M. sólo concedió que golpeó con una especie de garrota de madera a Domingo C. N., padre del muerto, como respuesta a un ataque con una varilla de metal en medio de la trifulca.
La primera sesión de las cuatro previstas en la sección primera de la Audiencia Provincial incluyó las declaraciones de los dos acusados: Avelino, que se enfrenta a una petición de la Fiscalía Provincial de 18 años de cárcel por asesinato; y Eduardo J. J., excuñado del principal acusado y a quien se le atribuye un delito de lesiones con instrumento peligroso con una petición de cinco años de prisión. La formación del tribunal del jurado popular duró casi dos horas, y finalmente, está integrado por cinco hombres y cuatro mujeres.
Avelino M. M. negó, por lo tanto, que cogiera un objeto punzante y agrediera mortalmente a la víctima, un joven de 27 años y padre de dos hijos. Según su versión, Domingo lo golpeó con la varilla y, posteriormente, Alberto lo apuñaló en un costado. «Te vamos a tasabar», vino a decir que le gritaban. Así, el acusado aclaró que el verbo significa matar en la jerga merchera, grupo al que dijo pertenecen las víctimas de este suceso.
La discusión entre los implicados se generó en una calle de El Carpio de Tajo, según el acusado, a raíz de la conducción temeraria de la víctima mortal con un quad. «Me decían: gitano de mierda», apuntó sobre los insultos previos a la reyerta. Entonces, se inició el intercambio de golpes entre Domingo y Avelino. Según su declaración, Domingo arrebató la varilla a Alberto, y este último se fue después al quad a por un cuchillo, con el que lo lesionó en el costado.
«Me han pinchado, me han pinchado», comentó que le dijo a su excuñado, presente en el lugar de los hechos y a quien exculpó de cualquier intervención en la pelea. «No había nadie más en la calle», dijo en referencia a que sólo estaban los cuatro, factor que se presume importante en el transcurso del juicio, que está señalado hasta el jueves.
Avelino manifestó, a preguntas de la defensa, que había consumido ese día cocaína y cannabis, y apostilló que utilizaba diariamente estas drogas. «Ojalá me hubiera muerto yo porque lo que estoy sufriendo», lamentó durante el interrogatorio.
«La familia de Alberto es conflictiva. En el pueblo y en los alrededores», afirmó durante la tanda de preguntas, en la que mencionó también que la relación con Alberto se había torcido a consecuencia de una discusión entre los hijos de ambos.
Avelino, que fue detenido por la Guardia Civil en el centro de salud de La Puebla de Montalbán, detalló que precisó una intervención quirúrgica inmediata ante la gravedad de las heridas ocasionadas, según sus palabras, por Alberto con el cuchillo.
el segundo acusado. Eduardo J. J. declaró que Domingo decía durante la pelea que quería matar a Avelino. Según sus palabras, su participación se limitó a intentar evitar que Alberto llegara hasta el acusado con el cuchillo. En el rifirrafe, se llevó un corte en la oreja. ¿Por qué no contó previamente este corte?», inquirió la fiscal porque se acogió al derecho de no declarar ante la Guardia Civil.
Eduardo dejo claró que no vio a a Avelino clavar ningún objeto a la víctima mortal; sí confirmó, en cambio, que se percató «perfectamente» de cómo Alberto apuñalaba al acusado. «No se me olvida ese día», precisó; tanto, que recuerda que el mango era marrón. El también acusado recalcó que sólo estaban en la calle los cuatro implicados.
El juicio será reanudado hoy a las 9,30 horas en la sección primera de la Audiencia Provincial con las declaraciones del padre de la víctima mortal y de los guardias civiles, así como de otros testigos de la causa.