El viento podría complicar la extinción del fuego en Almorox

Redacción
-
El viento podría complicar la extinción del incendio que se propagó a Madrid.

El fuego ha quemado ya 1.300 hectáreas en los términos municipales de Cadalso de los Vidrios y de Cenicientos y otras 800 en Castilla-La Mancha.

El viento podría "complicar" la extinción del incendio forestal que anoche se declaró en la localidad toledana de Almorox y que se extendió a la Comunidad de Madrid, donde ha quemado ya 1.300 hectáreas en los términos municipales de Cadalso de los Vidrios y de Ceniceros y otras 800 en Castilla-La Mancha. 
En un "día muy complejo" por el alto riesgo de incendios y la "baja humedad" el objetivo de los bomberos es "acotar" un fuego que sigue "activo" para que no se extienda la superficie, según ha explicado ante los periodistas el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, Carlos Novillo.
En el puesto de mando que desde Cenicientos da seguimiento al incendio, al que ha acudido el presidente de la Comunidad de Madrid en funciones, Pedro Rollán, Novillo se ha mostrado cauto sobre la posibilidad de controlar el fuego.
Si la "meteorología" acompaña podría estar controlado entre esta tarde o mañana aunque ha advertido de que se trata de una "zona topográfica complicada".
El presidente de la Comunidad de Madrid en funciones, Pedro Rollán, ha agradecido a los efectivos de seguridad que están trabajando en el incendio forestal y ha explicado que los bomberos trabajan para "delimitar y minimizar" el efecto de las llamas.
En la zona trabajan en estos momentos catorce dotaciones e bomberos de la Comunidad de Madrid, siete de la Unidad Militar de Emergencias (UME), cinco helicópteros autonómicos y cuatro hidroaviones del Ministerio de Medio Ambiente que junto a la Policía Local suman más de doscientos efectivos.
Las llamas obligaron anoche a desalojar a más de cuatrocientos vecinos de la urbanización Entrepinos, situada entre los municipios madrileños de Cadalso de los Vidrios y Rozas de Puerto.
Como ha recordado el presidente, estos vecinos han pernoctado en el pabellón de deportes de San Martín de Valdeiglesias tras ser desalojados con el objetivo de "minimizar la situación de riego".
Al hilo de esto, ha asegurado que la Ejecutivo regional está valorando la línea de ataque del fuego ya que lo principal es "preservar la vida de las personas e ir estableciendo cortafuegos anteriores a los ya existentes para delimitar y minimizar el efecto del incendio".